¿Quién será el nuevo alcalde de Leganés?

DAVID AGUILERA / Pataletas al margen de Esperanza Aguirre, España amaneció el pasado lunes barnizada por un aire de cambio, con la sensación de que el simple gesto de meter un papel en una urna podía derribar el más grande de los castillos. Por muy feudal que fuese. Y Leganés no quiso ser menos, aunque su despertar le acercó más a un mar de dudas que a una fiesta con confeti. Apretado por el irreductible juego de la democracia, las urnas no encontraron otro recoveco que otorgar seis concejales a los cuatro principales partidos. Un puzzle cuyas piezas no habría encajado ni el cerebro del mismísimo Kasparov en su noche más prodigiosa.

PSOE, Leganemos, ULEG y PP –por este orden en cuestión de votos– empataron a seis concejales en unas elecciones cuyo pastel completaron los dos representantes de Ciudadanos y el único de Izquierda Unida, que obtuvo el peor resultado desde su aparición en 1987. Un ‘agárrate y no te menees’ que sirvió a casi todos los partidos para proclamar su condición de vencedores, una insana costumbre de la política española.

Con este escenario, la gobernabilidad de Leganés pasa por dos caminos. O bien, la suma de PSOE, Leganemos y ULEG, que daría 18 concejales, 4 por encima de la mayoría absoluta, o que PP y Ciudadanos diesen su apoyo al partido vecinal que lidera Carlos Delgado, la pieza clave en estas elecciones, para juntar 14 concejales, suficientes para gobernar un proyecto sin miedo a la moción de censura en cada pleno. La tercera vía, y nada desdeñable, es que C’s se abstenga y ULEG salga de todas las quinielas.

Durante la noche electoral, las sumas parecían claras y toda la ciudad se acostó pensando –seguramente por la lógica del acuerdo– en la posibilidad de un entendimiento entre las tres fuerzas más votadas para sacar adelante a Leganés. Sorprendentemente, el lunes a primera hora, las cuentas eran otras. El portavoz del Partido Popular, Juan Manuel Álamo, compareció ante los medios para proponer el voto a Carlos Delgado en la sesión de investidura. Una estrategia política para que sea ULEG quien ejerza de primera espada y “no gobierne la izquierda”.

¿ULEG, de derechas?

Resulta insólito que Álamo, que ha mantenido enfrentamientos diarios con el número uno de ULEG e incluso se han visto en los Juzgados, ahora tienda la mano a las primeras de cambio a su gran enemigo político. “La propuesta está encauzada. Es un pacto posible y probable”, añadió Álamo, que calificó de “irresponsables” a los tres grupos si dejaran que gobernase –poco más– que el diablo con cuernos. Suena a discurso guerracivilista, perdonen ustedes, pero el PP ha perdido la mitad de sus apoyos y tiene que soltar la rabia por algún sitio.

En nada se parecen las ideas del PP a las de ULEG, que ha estado cerca del vecino demostrando su carácter social y sus políticas de izquierdas, por mucho que ellos regateen el término. Al lado de los preferentistas estafados, en defensa de la escuela pública –encierros en Valle Inclán y Verbena– y con los trabajadores en el ERE de Coca Cola, ULEG ha tenido una presencia casi divina en cualquier acto o evento que se celebre en Leganés. Gobernar por y para el pueblo testando cada día sus necesidades. Un mensaje que no suena nada mal.

Sin embargo, casi casi desde su nacimiento, a Carlos Delgado le persigue el estigma de “querer ser alcalde a toda costa”. Un titular que le hace un flaco favor al político leganense, marcado a fuego por una parte de la población (al igual que el PSOE) por no arrebatar la alcaldía a Jesús Gómez en la pasada legislatura. Esto y que Delgado no da su brazo a torcer respecto al tema de la votación. Agarrados a su teoría del ‘dije ante notario que me votaría a mí mismo’, la inamovible, pero más que respetable posición de ULEG enroca el movimiento de peones con una naturaleza inaudita. Esto, y repito, siempre y cuando a Ciudadanos no le dé por abstenerse. Ahí tendríamos otra nueva película y es que en ningún otro municipio de tales características se ha dado una situación parecida a la de Leganés. Un rompecabezas de la A la Z.

Cabeza de león o cola de ratón

Está claro que, con la primera opción (que representa a 60.337 leganenses) el partido de Delgado sería cola de león, mientras que si ULEG se junta con C’s y PP (46.100 votantes), los independientes pasarían a ser cabeza de ratón, un ratón, en este caso, que incluso tendría el bastón de mando. Un pacto que “no dejará muy de acuerdo a la base social de ULEG”, según explicó Fran Muñoz, el líder de Leganemos.

Demostrarán que anteponen los intereses personales a los colectivos. A nosotros nos da igual quién tenga la alcaldía, (…) lo que queremos –de primeras– es sacar adelante el paquete de medidas urgentes que tenemos preparadas para la ciudad”, añadió Muñoz el día después de las elecciones, en su balance tras unos pocos meses de vida como partido. Un resultado espectacular para la formación de Podemos, cuya campaña dio un giro de 180 grados tras la visita de Teresa Rodríguez, la líder del círculo morado en Andalucía, al Centro Cívico José Saramago.

Por tanto, ULEG deberá elegir si da un paso a la izquierda o si, con 20.000 votos menos, encabeza un coalición de derechas con el Partido Popular, su enemigo por antonomasia en la pasada legislatura, y con Ciudadanos, cuyo programa no esconde su pasión por la limpieza democrática, pero también reclama un “cambio tranquilo”. ¿En dónde hay más renovación? ¿Cuál de los dos caminos huele más a regeneración para Leganés? ¿Cómo podría Delgado rechazar los votos del PP?

Excluyendo al bipartidismo

Precisamente ese punto lo tiene muy claro ULEG, que incluso habría iniciado los contactos para obviar al bipartidismo, una posibilidad que gustaría mucho más a su electorado. El problema es que Leganemos y Ciudadanos no se tocan en absoluto. Nada. Parece imposible que este tripartito sin PP ni PSOE pueda tomar fuerza de cara a la sesión de investidura, el día 13 de junio.

Los socialistas, por su parte, con Santiago Llorente a la cabeza, no dejan de ser el partido con más apoyos, el que más goles ha metido y el que antes ha llegado a la meta, por mucho que también haya perdido votantes. Es por este motivo, y siendo el último en pronunciarse, que su cabeza de lista ha tirado el balón al tejado de Carlos Delgado. “Si a ULEG le vale todo, Carlos será el próximo alcalde. Si es sensato, no admitirá los votos del PP”, dijo el candidato del PSOE.

Leganemos, por su parte, ha ofrecido un debate abierto al pueblo, algo que aceptó Llorente, pero que no ha gustado tanto a ULEG y Ciudadanos. Delgado sigue empeñado en dar una patada al PPSOE y coger la bandera de una alcaldía completamente nueva. “Fuerzas como Leganemos o Ciudadanos no pueden ponerse de perfil ni abusar de la retórica prosaica. La campaña ya acabó”, escribe el partido independiente en su blog, donde asegura que no pondrá “mancha” alguna a los apoyos que reciba. Así que ya saben, como quieran PP y C’s, el debate se habrá terminado.

Eso, o que todos los partidos sacien la sed de ULEG asumiendo que habrá que sudar la gota gorda para aprobar cada acuerdo. Sabiendo que Leganés puede volver a vivir otra legislatura a la sombra. Cuatro años no son pocos, pero ocho, significa la pérdida de oportunidades y derechos de toda una generación. No se trata de tirar más fuerte de la cuerda, se trata de ir soltando hasta encontrarse en la mitad del camino.

David Aguilera, experto en el CD Leganés, es redactor de Europa Press, co-autor del libro Memorias del Lega, y, ante todo, periodista.

4 comentarios sobre “¿Quién será el nuevo alcalde de Leganés?

  • el 5 junio, 2015 a las 14:55
    Permalink

    Pues como Ciudadanos no apoye al uleg menudsa sorpresa el día de la investidura

    Respuesta
  • el 5 junio, 2015 a las 13:48
    Permalink

    Ya está la izquierda rancia llorando. Ajo y agua

    Respuesta
  • el 5 junio, 2015 a las 13:46
    Permalink

    Qué mal lo vas a hacer Carlos. Te vas a cargar toda tu base social como pactes con el PP. Ahora entiendo cuando te llamaban en 2005 la “marca blanca” del PP. Enhorabuena alcalde

    Respuesta
  • el 2 junio, 2015 a las 12:23
    Permalink

    Que nadie dé por hecho que Ciudadanos apoyará al PP sin condicioes. Ahi puede haber sorpresas.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *