Article

ruinas-ermita-polvoranca-san-pedro

Historia de Leganés: el antiguo poblado de Polvoranca

La aldea de Polvoranca fue el germen de Leganés. En la Edad del Hierro, los primeros pobladores eligieron este lugar, debido a la abundancia de agua, para asentarse. La misma característica que provocaría la merma de la población siglos más tarde. Ahora, tan sólo las ruinas desvencijadas de un solitaria ermita quedan en pie. 

La existencia de Polvoranca, en los archivos, se remonta a la época medieval. Sin embargo, el primer asentamiento data de la Edad del Hierro, es decir, en torno al año 1.000 A.C. La concentración de ríos y aguas en los alrededores fue el principal atractivo. Polvoranca se encuentra alrededor de la laguna Mari Pascuala y cerca de Arroyo Culebro. Esto hacía que fueran buenas tierras para el cultivo.

El cultivo de cereal de secano se extiende por todo el término municipal, complementado con el pastoreo de ganado ovino y con retazos de olivares y huertas en los sitios más propicios. Gran parte de estos frutos fueron a parar a los señores feudales generando grandes periodos de escasez y pobreza en la población. Pero no sería hasta la época medieval cuando Polvoranca marcaría su historia.

Del siglo XVI al XVIII, la aldea, conocida como el Mayorazgo de Polvoranca, sobrevive a diversos avatares. A lo largo de la historia cambió varias veces de dueños pero perteneciendo siempre a la nobleza. La más documentada fue en 1575 que pasó del Conde de Orgaz al licenciado De León y su esposa Ana de Ossorio. En aquella época, el lugar fue frecuentado por el poeta Fray Luis de León.

Las pestes y la hambruna

Después de haber registrado su momento de máxima población en el siglo XVII, Polvoranca comienza su despoblación. Y es que fue en esta época cuando la población comenzó a sufrir constantes brotes de paludismo. Una enfermedad que se transmite a través de algunos mosquitos, los cuales son más numerosos en los lugares húmedos, como lo es este enclave.

A lo largo del siglo XIX, el lugar queda definitivamente abandonado y pasa a denominarse el “despoblado de Polvoranca”, y ya en el siglo XX, es conocido también como “La Polvoranca”. Fue en este siglo cuando Leganés absorbió lo que fuera una vez el poblado de sus primeros habitantesTantos contratiempos acumulados a lo largo de siglos -pestes, éxodos, hambrunas, abandonos- diluye la vocación de Polvoranca como pueblo y le otorga una leyenda maldita de lugar invivible, inhabitable.

La Polvoranca de las leyendas

Algunos dicen que Jeromín, don Juan de Austria, vivió allí y no en Leganés. Otros, que habitantes de la cercana Fuenlabrada escondieron sus joyas y oro bajo los muros de la ermita en la Guerra Civil. Incluso algunos, que los fantasmas de los moradores del poblado, aún habitan en él. Esta última, se propagó con la aparición de restos óseos en diferentes excavaciones.

Sin embargo, los expertos en la ciudad descartan todas estas afirmaciones. “En torno a los lugares despoblados surgen todo tipo de leyendas e historias sin fundamento. Polvoranca nunca llegó a ser una población de entidad importante, por lo que dudo que Don Juan de Austria viviera ahí.“, asegura Javier Leralta, periodista y escritor conocedor de la zona.

Parque Polvoranca y abandono

En este año, el Parque Polvoranca cumple 20 años. El mismo que se construyó sobre los yacimientos de este poblado con el fin de reactivar la zona. Durante su construcción se encontraron restos cerámicos y puntas de sílex que podrían tratarse de la Edad del Hierro, es decir, de los primeros pobladores del asentamiento. El hallazgo provocó que las obras del parque fueran supervisadas por arqueólogos.

Pero los restos arquitectónicos no fueron tan cuidados. Desde que en 1957 se produjera uno de los grandes derrumbes de la estructura, los vecinos de los alrededores reclaman una remodelación de la ermita. Hoy, 60 años después, aún se oyen voces de protesta por el estado de las ruinas. Hay quien teme que un día se derrumbe completamente eliminando el único vestigio de este poblado.

Muchos han sido los intentos de crear un plan para su remodelación. Desde la construcción de un museo en vivo con todos los restos de los yacimientos hasta una caseta de información. Sin embargo, ninguno de los proyectos ha llegado a prosperar. El parque es competencia de la Comunidad pero la ermita, del Ayuntamiento de Leganés, y suya es la responsabilidad de reactivarla.

Fuentes: Ceida.org, Archivo de El País, Madrilánea, y AVV Arroyo Culebro.

91 views
Ads

Comments (2)

  1. Pingback: Polvoranca: the cursed ghost town outside Madrid – Expat en Madrid

  2. Quiero comentar, que siendo niño en ocasiones me acercaba al poblado de polvoranaca, que a si lo llamábamos los residentes del barrio de San Nicasio, a veces con mis amigos, otras con mi abuelo, y recuerdo perfectamente que había un Calid sobre lo que quedaba del altar. Mi abuelo me decía que no me acercarà a él, porque era sagrado. Lo vi en varias ocasiones en el trascurso de varios años, hasta que un día desapareció.
    Esto ocurrió entre el año 1970 y el 1972.

Deja tu comentario

Deja un comentario

cool good eh love2 cute confused notgood numb disgusting fail