Article

La Comunidad de Madrid impulsa la inserción laboral de las personas con enfermedad mental

El Gobierno regional impulsa la inserción laboral de las personas con enfermedad mental a través de los centros de rehabilitación laboral (CRL) de la Comunidad de Madrid, que forman parte de su Red de Atención Social a personas con enfermedad mental grave y duradera.

En total, la Comunidad de Madrid dispone de 22 CRL distribuidos por la región, con 1.165 plazas. A lo largo del pasado año, estos centros atendieron a 1.532 usuarios, de los que el 56.7 % lograron la inserción laboral (2,5 puntos más que el ejercicio anterior).

Con motivo del 25 aniversario del Día Mundial de la Salud Mental, que este año tiene como lema “Trabajando sin máscaras, emplear sin barreras”, el consejero de Políticas Sociales y Familia, Carlos Izquierdo, ha visitado hoy el complejo asistencial Carmen García de Gudal en Leganés, que cuenta con residencia, centro de día y centro de rehabilitación laboral.

Una de las metas principales del Gobierno regional, en colaboración con el Fondo Social Europeo, es favorecer el acceso al mercado de trabajo de las personas con enfermedad mental. Para ello, los 22 centros de rehabilitación laboral están diseñados específicamente para mejorar la preparación en el desempeño de un empleo de aquellas personas que, a pesar de desenvolverse con cierta autonomía, necesitan adquirir o recuperar habilidades perdidas a causa de la enfermedad.

“Hemos podido comprobar cómo estas personas llevan una vida completamente normalizada, participan en actividades de formación laboral que les enriquece, les ilusiona y les ayuda a acceder al mercado de trabajo y lograr su plena integración en la sociedad”, ha destacado Carlos Izquierdo.

La Red de Atención Social a personas con enfermedad mental grave y duradera de la Comunidad de Madrid atendió a 8.293 personas en 2016, lo que supone un incremento del 1,46 % respecto al año anterior. El Gobierno regional incrementó el pasado año esta Red en 150 plazas, hasta alcanzar las 6.214 plazas distribuidas en 204 centros y servicios.

Se trata de un modelo comunitario y gratuito de referencia en la atención social a personas adultas con enfermedad mental grave y duradera, cuyo objetivo es dar respuesta a las necesidades de apoyo psicosocial, laboral o residencial que presentan las personas adultas con trastorno mental.

Colaboración con los servicios de salud mental

De esta manera, la Comunidad de Madrid busca favorecer la autonomía, la inclusión social y la calidad de vida de las personas con trastorno mental grave y sus familias, en estrecha colaboración con los Servicios de Salud Mental, que deriva a estas personas, en función de sus necesidades, a la Red de Atención Social.

De los 8.293 usuarios de la Red de Atención Social a personas con enfermedad mental de la Comunidad de Madrid, durante el pasado año, 5.148 fueron hombres (62 %) y 3.145 mujeres (38 %). Presupuestada en cerca de 65 millones de euros, la Red de Atención Social a personas con enfermedad mental está distribuida a lo largo de todo el territorio de la Comunidad de Madrid, con 3.428 plazas (un 55 %) ubicadas en Madrid capital y otras 2.786 plazas (45 %) en el resto de la región.

Esta Red cuenta con centros y servicios de tipología muy diversa (centros de día, centros de rehabilitación psicosocial, centros de rehabilitación laboral, equipos de apoyo social comunitario que se desplazan a los domicilios, residencias, pisos supervisados, plazas en pensiones y servicios especializados en atención a personas sin hogar) en los que trabajan aproximadamente 1.300 profesionales (psicólogos, trabajadores sociales, terapeutas ocupacionales, educadores, maestros de taller, personal administrativo, etc.).

El consejero de Políticas Sociales ha lanzado un mensaje de sensibilización a toda la sociedad, “para que entre todos luchemos contra el estigma o los falsos estereotipos que injustamente acompañan a las personas con este enfermedad”.

72 views
Ads

Deja tu comentario

Deja un comentario

cool good eh love2 cute confused notgood numb disgusting fail