Residentes de una residencia de mayores de Leganés Norte denuncian falta de personal y “comida incomestible”

La acuciante falta de personal en la residencia Vitalia Home de Leganés Norte provoca serios problemas. Estos pasan por la falta de higiene con los pacientes, lentitud a la hora de dar las comidas, problemas en la medicación o falta de control. Los familiares denuncian la mala gestión y la falta de material.

Si la semana pasada denunciábamos la situación de la residencia Parque de los Frailes, esta semana se suma Vitalia Home de Leganés Norte. La situación, similar en ambas, es límite para los residentes. Una alarmante falta de personal y problemas en la cocina hacen que los residentes estén en pie de guerra desde hace años. “Esto no puede seguir así, es lamentable“, aseguran varios residentes junto a sus familiares.

Todos coinciden en lo mismo: la falta de personal es la piedra angular de los problemas. Por las noches tan solo hay 5 auxiliares y un enfermero para casi 265 residentes distribuidos en dos plantas. “Nunca hay nadie en el control de las plantas porque no hay suficientes auxiliares y las que hay están haciendo los cambios. Cuando algún residente se cae, no se dan cuenta“, explica una de las internas. Por el día la situación no es mejor. Divididos en grupos de entre 28 y 32 personas, los mayores solo cuentan con una auxiliar por grupo. “La mayoría tienen problemas de movilidad. Con que una persona necesita ayuda para ir al baño, el grupo entero se queda sin auxiliar“, denuncian.

Esta falta de personal deriva en la reducción del tiempo dedicado a cada residente. Al haber muchos internos y pocos enfermeros, la atención se debilita. “Mantienen poco la higiene de los mayores. Hay noches en las que no pueden hacer los cambios posturales ni de pañal, explica una de las familiares. “Yo cuido a un señor que no se vale por sí mismo. Hoy ha estado todo el día sin que le cambien el pañal“, explica una enfermera. El mismo residente tuvo cáncer de páncreas y durante un año no acudió a las revisiones al no tener familiares que le acompañasen. “Ellas no le acompañaban si no les pagan cada hora que estén fuera, y son mínimo 5 horas“.

Una comida incomestible

La situación de la falta de enfermeras no es el único problema. Los residentes denuncian además la falta de una comida “decente“.La comida es incomestible. Muchos días nos quedamos sin comer así que hemos comprado latas de comida para tener algo que comer“, explican dos de las residente de Vitalia Home. Sin embargo, esta maniobra no pueden hacerla todos los residentes. Hay quien no puede valerse por sí mismo y no tiene familiares que les puedan sacar a dar un paseo por lo que no pueden comprar este tipo de alimentos.

Todas las comidas llevan patata por lo cual todos tienen estreñimiento“, explica una familiar. “En lugar de cambiar la alimentación, utilizan laxantes“, añade. Lo mismo ocurre con las dietas específicas para cada uno de los residentes: no se tienen en cuenta. Cuando uno de los mayores tiene problemas digestivos o de colesterol, se medica sin cambiar la alimentación.Con mi padre les tuve que llamar la atención. Como no tenían dieta específica le daban fiambre de pavo constantemente“.

Todos estos problemas tienen su culmen a la hora de la cena. La falta de personal hace que muchos no puedan ser ayudados a comer. Después de cenar, son subidos a sus habitaciones o al menos hasta la puerta de ellas.Suben a las personas en sillas de ruedas y les dejan en la puerta. Después van uno por uno acostándoles. Esto hace que se formen colas de mayores en los pasillos“, explica la enfermera. “Yo he llegado a esperar más de dos horas“, añade una residente.

Sin embargo, la empresa no altera el horario. Así las trabajadoras les dan la medicación alrededor de las 8 de la tarde sin que muchos hayan llegado a cenar. “La pastilla de la noche la toman a las 7 u 8 de la tarde, pero es que al desayunar, como ocurren los mismos problemas, pueden tomarse la medicación a las 11 o 12 de la mañana. Han pasado más de doce horas y se la tienen que tomar cada ocho. Eso en un tratamiento de enfermedades severas es como si no se la tomara. No están siguiendo el tratamiento“, denuncian.

Más de dos años en obras

Además de la problemática interna, la residencia cuenta con problemas externos. Desde hace más de dos años el edificio se encuentra en obras “sin que nos digan qué es lo que se está reformando“. La obra comenzó cuando la residencia fue comprada por el fondo buitre CVC. Una adquisición que se ejecutó como parte de la compra de Portobello. El grupo cuenta también con 4 residencias más en Madrid, 13 en Córdoba y el resto repartidas entre Murcia, Valencia, Huesca, Burgos o Sevilla.

Este fondo tiene la gestión actualmente de todas las residencias Vitalia, entre las que se incluye la ubicada en Leganés Norte. Esta tiene una gestión concertada, es decir, más de una decena de sus plazas son privadas. Sin embargo, todos los pacientes reciben el mismo trato. Actualmente, el comité de familiares de la residencia se ha puesto en pie de guerra y ya ha anunciado que acompañará en su protesta a los familiares de la residencia Parque de los Frailes. No obstante, los familiares reiteran el apoyo a los trabajadores e insisten en que su lucha es contra la gestión.Más adelante, realizarán sus propias protestas para evitar que esta situación se prolongue en el tiempo.

Modificado el May 28, 2018, 2:24 pm

Esta web usa cookies