Familiares de la Residencia Los Frailes de Leganés denuncian nuevas negligencias de Aralia

Desde que Aralia se hizo cargo de la gestión de la residencia, los familiares han encontrado multitud de negligencias. La última, la falta de una gestión transparente en la farmacéutica.

Los familiares de la residencia Los Frailes de Leganés continúan su lucha por un cuidado digno de sus mayores. Desde hace más de un año, la empresa Aralia se hizo cargo de la gestión del centro de mayores provocando numerosas negligencias: mala comida, falta de material y presiones al personal que denunciara la situación.

En este tiempo, se han movilizado y han puesto en conocimiento de la ciudadanía, partidos locales y Comunidad de Madrid lo que está ocurriendo sin que a día de hoy se rescinda el contrato con la empresa, implicada en casos de corrupción como Gürtel o el Caso Enredadera. Ahora, las denuncias han saltado a la televisión con el paso de Chicote por la residencia. Un programa que no pudo entrar en la residencia por la falta de autorización de la Comunidad de Madrid.

“Gracias a ello quedaron ustedes fatal ante la opinión pública por la falta de transparencia y ausencia de respuesta demostrada, quedando evidenciados los problemas que venimos denunciando en relación a la atención de los mayores en esa residencia”.

Carta a la responsable de Prensa de la Comunidad de Madrid Maria Becerril, y al Dtor. Gral  Carlos Gonzalez Pereira

De esta forma, el programa no pudo ser testigo de los problemas que se han denunciado por parte de los familiares, el último, la gestión de la farmacéutica. Y es que, desde que Aralia gestiona la residencia, ha cambiado la farmacia con la que se trabaja, la cual ha recortado en personal.

Las irregularidades farmacéuticas

“Nos hicieron firmar un escrito en el que no éramos conscientes de que autorizábamos el cambio de farmacéutica”, denuncia el portavoz de los familiares. La empresa anterior, asegura, repartía las medicinas enviándolas ya empaquetas a cada paciente con su información, ahora no y es una enfermera en turno de noche la encargada de repartirlas.

“Un error humano, que puede pasar, podría acarrear problemas muy serios a la salud de algún paciente”, advierte el portavoz. Por ello, exigen el regreso de la anterior farmacéutica para lo que han sumado ya 90 firmas con las que se solicita la invalidación del documento en el que autorizaban el cambio.

Por ahora no han obtenido respuesta, aunque los familiares no han estado parados. Además de su aparición en el programa de Chicote, están trabajando por continuar la vía legal y política para reclamar las irregularidades y forzar una sanción a la empresa por la multitud de problemas y riesgos que sus errores acarrean.

Modificado 25 octubre, 2018 10:56