‘Reflexiones’, el arte abstracto de Luis Canelo

La sala de exposiciones José Saramago acoge Reflexiones de Luis Canelo hasta el 23 de abril. Una muestra de arte abstracto conceptual.

Luis Canelo trae a Leganés una muestra de sus últimos cuatro o cinco años de trabajo. La selección, de en torno a una veintena de obras en su mayoría pictóricas con tan sólo dos piezas en escultura, ha sido pensada y elegida concienzudamente para adaptarse a la sala, dada la integración de todos los trabajos en el espacio.

Su obra pictórica sigue en la línea de su trabajo anterior, en cuanto a las referencias a la naturaleza y los estudios de la materia y su densidad, oscilando siempre entre lo geométrico y lo orgánico. Canelo, licenciado en Filosofía y Pedagogía, tiene una base de pintura de paisaje naturalista desde sus inicios en la década de los cincuenta y se desarrolla en la abstracción hacia los setenta. Mantiene, dentro de esta abstracción, el mismo interés en sus composiciones, acercándose a lo figurativo

Sugiere en sus tonalidades las referencias a la naturaleza en los verdes, que combina con formas que recuerdan a la biología celular. Usa gamas de armónicos, con bases verdáceas o azuladas combinadas con tonos terráceos y ocres, en equilibrio en todo su trabajo. Introduce elementos llamativos, en rojos o naranjas intensos, como metáforas de floraciones naturales, que evocan el ritmo de los elementos de Kandinsky.

Estudia la materia, más allá de su forma geométrica o biológica, desde su estado. El método pictórico variado dentro de cada composición alude a diferentes estados de la materia: encontramos figuras más densas, en las que la pintura se combina con materiales de carga creando rugosidad, aludiendo a formaciones minerales; los azules indican fluidez, en las que las formas se difuminan o resultan en ocasiones etéreos; los ocres se disponen como planos que, si bien muestran superficies amplias de color, no ocultan la pincelada ni la dirección.

Una muestra adaptada a la sala

Pueden apreciarse en ellos la superposición de capas y el uso de espátula. Las estructuras más moleculares son pintadas concienzudamente a pincel, creando tramas de formas y colores en ocasiones más contenidas, y según aumenta el tamaño de sus cuadros más expresivas y libres en sus formas. En cuanto a esto, al fondo de la sala se disponen dos retablos de grandes dimensiones compuestos por tres tablas cada uno. En ellos encontramos dentro de las manchas más expresivas y cargadas de color, craquelados; estos son indicio de la cantidad de pintura utilizada debido a su peso, pero también indican el método de un trabajo realizado muy rápidamente.

Resulta interesante el acierto de colocar las esculturas al lado de la ventana, en el único espacio donde se proyecta luz, pues ambas juegan con ello. Con una base en madera, se disponen como ready-mades. La más céntrica parte de la base de un taburete al que se le ha dado la vuelta (la referencia al mundo del arte conceptual es más que evidente) y al que se le han modificado las patas. La más próxima a la ventana tiene una disposición vertical con la inclusión de elementos metálicos como una rejilla, lo que crea un contraste de luces y sombras proyectadas muy interesantes. Dialogan así con el resto de las obras, con las armonías de colores y el material base, y con el espacio. La introducción de piedras en estas composiciones alude a esas zonas de mayor textura en sus cuadros, y hace que las esculturas adquieran mayor peso, no solo literal sino visualmente.

Todo ello nos remite a la observación de espacios naturales, combinados con micromaterias representadas en gran tamaño. Entre la naturaleza y la composición biológica, dentro de una armonía que resulta apacible.

220 views
Ads

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cool good eh love2 cute confused notgood numb disgusting fail