«Hay días como hoy» con Patricia Lázaro y Luka Kranky «y luego están el resto»

0

El viernes 1 de marzo Patricia Lázaro y Luka Kranky actuaron en La Libre de Barrio, recopilando su trayectoria junto a las canciones inéditas que compondrán su nuevo disco.

Desde que Aurora Beltrán le entregara el segundo premio en el Certamen Intergeneracional de Canción de Autor Abril para vivir en Granada, Patricia Lázaro no ha dejado de componer, rodar y seguir ganando premios, llegando a crear proyectos como “Carretera y Mantras” en el 2012 junto a Road Ramos y Carmen Boza, y su primer disco en el 2015. Forma parte de una nueva ola de mujeres jóvenes cantautoras que se desbancan de la faceta clásica de canción de autor.

Patricia, junto a su guitarrista Luka Kranky, llega –tarde- como dicen que es habitual, pero con causa justificada: en lo que va de día llevan trece horas de grabación en el estudio. Es viernes, 1 de marzo y el carnaval hace que la sala esté medio vacía. A la pregunta de si quiere algo pide “algo de alcohol” y le contestan que botiquín tienen. “Pero no, hombre, de ese no”. Al son de afinaciones, controles de sonido y un par de versos en los que se intuye Molinos y gigantes, sus seguidores comienzan a llegar. 

Interpretan canciones inéditas, en las que las letras toman protagonismo por encima de los acordes. Lázaro empieza fuerte criticando la sociedad y el modelo de vida. Entre canción y canción nos confiesa todo lo que ha aprendido en su proceso, entre otras cosas a decir que no, y nos va dejando sentencias contundentes que no pierden su toque humorístico y cínico.

Hay una clara distinción entre los nuevos temas, con los que se identifican más y los anteriores, que no dejan de mostrar su recorrido. Mantiene esas referencias a la vida en la carretera, al existencialismo y a la muerte, las canciones creadas en bares y la necesidad de “escribir sobre cosas importantes”. 

Entre subidas, bajadas de cejilla y afinaciones varias, esa cierta desconexión con las canciones antiguas se salvan con virtuosismo. Luka Kranky, con una fuerza y un ritmo que nada tienen que envidiar a Road Ramos, no quita ojo a Patricia, acompañándola e improvisando mientras ella se abstrae. Mira al frente, va marcando el ritmo y en cada subida de intensidad se parte la voz, acercándose y alejándose del micro modulando el sonido que, junto a su voz rasgada y potente, resulta visceral. 

Entre el rock suenan algunos boleros, entre ellos Átame, con referencias a Agustín Lara. Con su versión de Simulacro aprovecha para hablarnos de Rafael Berrio. No se puede negar su influencia, en ese aire a nostalgia y ese cinismo que mantiene en sus temas. 

Como preludio a la despedida suena Hasta luego. Por fin Mama, una de sus canciones más conocidas que trata sobre el aborto, matizando al acabar- por si no quedaba claro- que “el aborto también es una opción”. Concluye, ya con la guitarra en el suelo y acompañada de Luka con otro tema con el que marca el ritmo en el pecho: “no te mentí, pero luché, confesé mis secretos más profundos.”

Un nuevo disco más potente

Respecto a su próximo disco, con el que lanzarán un crowdfunding en marzo, reconocen que ya no hay vuelta atrás, que lo que viene se desbanca de todo lo que han hecho hasta ahora. No hay tanta dulzura como en los temas anteriores, “esa contención que había en el disco anterior ya no puede estar” dice Luka Kranky, quien cuenta que intentan acercarse a los directos poniendo especial cuidado en todos los elementos: “hemos estado grabando tan solo baterías cinco días”. 

En el nuevo disco hay mucho rock’n’roll, pero Patricia dice estar harta de las etiquetas y afirma que es toda su esencia, con influencias como Patti Smith, los Rolling Stones, Bob Dylan o Neil Young sin perder el sonido argentino a Cerati o Charly García.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí