La moción de censura propuesta por ULEG no consigue apoyos

- Publicidad-
 AROA DÍAZ / El partido independiente de Leganés (ULEG) ha planteado una segunda moción de censura en contra del alcalde debido al bloqueo administrativo que sufre el ayuntamiento del municipio desde hace unos meses. Sin embargo, la falta de apoyos por parte de los grupos de la oposición han hecho que, finalmente, esta iniciativa no logre ver la luz.

“Ante la inacción de los responsables políticos del PP de la CAM, conocedores de la situación desde hace meses y a quienes ULEG les anticipó lo que tristemente ahora está sucediendo, y para rescatar a Leganés de las garras de un alcalde que basa su política en el despotismo, el chantaje y la intoxicación informativa, amén de una política errática y de tierra quemada con lo existente en el municipio (desde el cierre del servicio de Urgencias de la Fortuna, a los colegios Verbena y Valle Inclán, al enfrentamiento con las asociaciones de vecinos, con los empleados municipales…) y ante la enésima provocación de un alcalde enajenado políticamente cuya última hazaña y en pleno proceso negociador de asuntos vitales para la ciudad es mandar a traición y deslealmente cartas intoxicadoras con los recibos del IBI,  pone encima de la mesa la única vía de solución de presente y de futuro: la moción de censura.”

Así explica ULEG en su web los motivos que le han llevado a concluir que la salida de Jesús Gómez de la alcaldía es la “única vía de solución” para el aprieto en el que se encuentra el Ayuntamiento actualmente. En este documento, redactado para buscar acuerdos entre la oposición, se propone la adscripción a un programa de mínimos en el que establecer unos logros indispensables que la nueva alcaldía deberá cumplir en un plazo prefijado de, previsiblemente, un año, para mantenerse en el puesto. De no cumplir este plan, el nuevo alcalde y su equipo de Gobierno serían cesados y reemplazados por un nuevo equipo.

Además, como punto fuerte y más controvertido de esta moción se encuentra el tipo de alcaldía por el que lucha el partido independiente: una alcaldía compartida en la que todos los grupos de la oposición cuenten con el mismo poder para la toma de decisiones.

Negativa de la oposición

Fue esta característica la que ha llevado al grupo socialista local a dar su negativa ya que, al igual que en la anterior propuesta de ULEG presentada en febrero, PSOE dejado claro que su único requisito para aceptar una moción de censura es ocupar la alcaldía en solitario con su representante, Rafael Gómez Montoya.

Ante esta negativa, ULEG tan sólo necesitaba el voto a favor de IU para cumplir con una mayoría simple que le apoyara en su propuesta de moción, sin embargo, finalmente, el diputado regional de IU Leganés, Rubén Bejarano, ha asegurado, que la coalición no ha cambiado de idea con respecto a una posible moción de censura y ha recordado que la aprobación pasa por un giro hacia políticas de izquierda por parte del Ayuntamiento. Para el representante de ULEG, este movimiento del grupo municipal ha demostrado su alianza con el Gobierno popular, “una vez más”.

- Publicidad-

A pesar de la falta de apoyos, el representante de grupo más joven en el Ayuntamiento, se ha mostrado satisfecho con la iniciativa, ya que, dice, ha conseguido reforzar aún más su posición como grupo independiente en la cámara.

Publicidad

- Publicidad -
Suscribir a
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

Última hora