coaching

La definición de vulnerabilidad implica muchas acepciones dependiendo del entorno donde ésta palabra se desarrolle pero en el post que hoy me lleva a escribir sobre dicha emoción me quedo con el término en su acepción emocional y en este caso tomo la definición de vulnerabilidad como la de la “capacidad para ser susceptible al dolor”.

Y me surge la pregunta ¿quién no es susceptible al dolor?… alguna persona habrá, claro que sí, pero casi me atrevería a decir que podría tratarse de personas con algún tipo de patología incapaces de sentir. En fin no es mi competencia y prefiero no ser yo la que determine eso.

Yo creo que una inmensa mayoría somos susceptibles de sentirnos así en algún momento y en cualquier ámbito de nuestra vida ¿no?. Pero os lanzo lo que para mí es la pregunta clave: ¿sois capaces de mostrar vuestra vulnerabilidad ante las personas, ante vuestro entorno más cercano, vuestra pareja, amistades, familia, vuestro ámbito laboral…? ¿A qué tienes miedo?

Hay una cierta tendencia natural en identificar la vulnerabilidad con la fragilidad o debilidad de la persona y lejos de parecerme así creo que mostrar esa emoción ante los demás nos hace fuertes que es una palabra que nos encanta decir. Para mí mostrar mi vulnerabilidad ante los demás me hace sentir humana, sinceramente no me hace falta sentirme fuerte. El término humano ya lleva implícita la fortaleza.

La vulnerabilidad nos aleja de la rectitud, del “tener que estar siempre bien”, de esa falsa sensación de “seguridad” que hay que mostrar ante el juicio de los demás …Sólo una persona firme, auténtica y segura de sí misma es capaz de mostrar su vulnerabilidad y sólo cuando somos capaces de aceptar la vida tal y como es , empezaremos a amarnos tal y como somos sin esa necesidad de mostrarnos siempre fuertes.

Sé que no es fácil mostrarnos así pero el cambio que se produce cuando somos capaces de hacerlo es sencillamente fantástico.

La otra persona comienza a empatizar contigo, a darse cuenta precisamente de lo humano que eres y por tanto de lo valiente y fuerte que estas siendo al mostrarte así. Ganarás autenticidad que es una cualidad a la que creo conveniente dedicar otro post porque una persona auténtica es, entre otras muchas cosas, una persona feliz al ser capaz de mostrarse tal cual es, con lo bueno y malo que le caracteriza. ¡¡¡Sencillamente fantástico!!!

Todo aquello que nos acerca a la humildad y nos aleja de todo comportamiento vanidoso me parece un peldaño más hacia nuestro propio desarrollo personal y eso, sin lugar a dudas, contribuye y mucho nuestra vulnerabilidad.

Te invito a que te permitas experimentar, a dejar que te vean tal cual eres y tal cual te sientes, a sentir que tu “fragilidad” te hace fuerte, humano, grande como persona. Experimenta lo que ocurre cuando te muestras así y además te invito a que lo hagas en distintos ámbitos: pareja, amigos, familia…

Hoy acabo este post como no podía ser de otra manera recomendando un libro fantástico que me ayudó mucho a entender el poder de la vulnerabilidad. Qué curioso que el título sea Frágil de Brené Brown. Si tenéis ocasión y os ha interesado el tema os lo recomiendo.