Cortan el suministro de agua por segunda vez a una mujer y sus dos hijos

0
cortes de agua por impago

Después de tres semanas sin agua en el mes de diciembre, Tamara, una vecina de Leganés, ha vuelto a ver su suministro de agua cortado por el Canal Isabel II. La situación ha pillado por sorpresa a la joven, madre soltera, que vive en la casa con sus dos hijos.

La familia, que es víctima de violencia de género, entró de okupación en la vivienda propiedad del Consorcio de Leganés Norte -conformado por la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de Leganés– mientras está a la espera de obtener una vivienda del IVIMA por su situación.

Ahora, los tres se han quedado nuevamente sin agua corriente. La primera vez se debió a la reforma de los contadores de agua del edificio, algo que ha llamado la atención de los vecinos al no estar aprobado, y que excluyó el contador de Tamara. En esta ocasión, el Canal Isabel II se ha puesto en contacto con la vivienda para solicitarle formalizar el contrato, algo que ha sorprendido tanto a la familia como a la PAH.

Y es que, la primera situación se resolvió gracias a la mediación del Ayuntamiento que se comprometió a argumentar que la familia tiene autorización para permanecer en esa vivienda. Sin embargo, el envío de esta carta solicita precisamente dicha autorización. «Le informamos que, previa a la autorización del suministro, el titular o el usuario de la finca, debidamente autorizado por la propiedad, debe formalizar el contrato con el Canal Isabel II», figura en la carta en la que le dan un plazo de ocho días. En ese tiempo, el Consorcio, titular de la vivienda, deberá autorizar a que Tamara contrate el servicio para poder disfrutarlo y pagarlo.

«Entendemos que esta notificación demuestra la poca sensibilidad que el PSOE de Leganés, como grupo de gobierno, tienen por las familias más necesitadas de la ciudad», aseguran desde la PAH, que recuerdan la promesa del alcalde Santiago Llorente en una reunión con la afectada. «En el caso de Tamara se comprometió a comenzar los trámites de regularización del suministro de agua; pero en los hechos no hace nada».

Ahora, Tamara se encuentra a la espera de poder contar con la autorización que le permita tener agua corriente en su piso de nuevo para poder beber, y bañarse tanto ella como sus hijos menores.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí