alfonso teba dias de vino y risas

Alfonso Teba, el leganense al frente de uno de los mejores espectáculos gastronómicos de España

Alfonso Teba dirige el segundo mejor espectáculo gastronómico de España. El de Leganés está al frente de ‘Días de vino y risas’, una obra de la que han disfrutado ya más de 600 personas.

Alfonso Teba es vecino de Leganés que dedica su vida a la actuación desde que a los 22 años ingresara en la compañía teatral de su ciudad. Desde entonces, los escenarios son su mejor refugio aunque los ha cambiado por la bodega La Rebelión de los Mandiles en su primer proyecto como director. El espectáculo es ya el segundo mejor espectáculo gastrónómico de España.

¿Qué es exactamente ‘Días de vino y risas’?

Hay veces que digo que ni yo mismo sé que estamos haciendo(risas) Lo que hacemos es una visita teatralizada por una bodega, damos dos vinos a la gente, le enseñamos el centro, y luego hay parte de obra de teatro, interpretada, pero hay gente que no sabe que estamos interpretando, simplemente cree que yo soy Juan, el dueño de la bodega porque les recibo en la puerta ya así y se lo creen. La verdad es que no hay nada parecido en España ahora mismo y estamos teniendo mucho éxito.
Hemos tenido una gran acogida, en estos meses han pasado casi 600 personas por la bodega y está considerado el segundo mejor espectáculo gastronómico de España. Es muy gratificante.

En esta obra, o performance, compaginas actuación con dirección, ¿cómo lo haces?

Es complicado sobre todo porque es la primera vez que dirijo. Ahora se lleva bien pero al principio era muy complicado… ¡porque a ti mismo no te puedes dirigir!. Aquí me estoy dando cuenta de lo complicado que es dirigir, sobre todo cuando tienes a muchos actores, por suerte las actrices que están conmigo son geniales. Un día me traje a un amigo, coreógrafo del Cirque du Solei, para que me ayudara y nos dirigiera desde fuera porque yo desde dentro no puedo. Pero ahora va todo rodado.

¿Y cómo te metes en este lío?

Me lo propusieron. Tengo una empresa y el dueño de las bodegas es cliente mío, me lo propuso y dije que sí. Escribí el guión en una tarde porque quería hacerlo para antes del puente de noviembre, le gustó y salió todo rodado. Cuando me quise dar cuenta estaba ya dirigiéndome.

Como se hace todo en esta vida, sin darse cuenta.

Sí. Empecé a ser consciente de lo que estábamos haciendo en Navidad, cuando la gente empieza a decirte que va allí porque le han contado lo que era y le han hablado bien del espectáculo, cuando recibes las primeras críticas… Ahí ya empecé a ser consciente.

¿Cómo definiría el Alfonso actor al Alfonso director?

Como novato. Es la primera dirección que hace, no sabe cómo manejarse… Novato pero con mucha ilusión.

Llevas dedicándote a la actuación desde los 15 años, ¿cómo te picó el gusanillo?

Empecé a los 15 años haciendo radio en una emisora que estaba en La Fortuna, Radio Fortuna, después hice figuración en series. Luego salté a un programa en Canal 47 con el buscaminas; hacíamos un concurso con el juego del ordenador. Y ya a los 22 años me metí en la Compañía de Concha Gómez e hice mis primeras obras de teatro y actúe con ella hasta el año pasado que me lancé.

Has recorrido mucho Leganés…

Sí, todos los teatros y asociaciones y rincones me los conozco.

¿Cuál es el teatro donde guardas el recuerdo con más ilusión?

El Rigoberta Menchú, sin duda. Ahí debuté y he tenido mis mejores éxitos.

Leganés tiene una población muy comprometida con la cultura y una gran oferta cultural para todos aunque hay muchas críticas.

Sí, Leganés tiene una programación cultural muy extensa. Tenemos el Auditorio de la Universidad que programa mucho y vienen actores de toda España muy buenos y programación cultural cada fin de semana en los teatros.

Sin embargo, los actores locales critican que no haya un apoyo a la cultura.

Son dos cosas diferentes. Una es una programación cultural para los vecinos, que la hay y es muy extensa, y otra el apoyo a los creadores que es muy pequeño.

Si tuvieras que pedir un gesto por parte del Ayuntamiento.

Espacios. Cuando yo voy a hacer una obra en Leganés solo tengo el escenario durante 4 horas, incluidas las horas de montaje, desmontaje, llegada del público y función. Si una obra es de dos horas no puedes tener un ensayo general ahí. La Libre de Barrio hace muy bien eso que el Ayuntamiento no hace: ceder su espacio para todo aquel que tenga una idea, que la pueda llevar a cabo. Yo sé que si hago un día el guión de un monólogo, se lo llevo y les gusta me van a dejar hacerlo. Pero si se lo llevo al Ayuntamiento probablemente no sepan ni qué hacer con él. Hacen falta espacios en el que dejen actuar a la gente.

Este tipo de espacios no solo promueven la exposición de la cultura sino también la creación.

Exacto. El Ayuntamiento ayuda a las grandes compañías, a la Compañía de Concha Gómez, que se lo ha ganado estos años, a Menecmos… pero a los pequeños no. También echamos en falta tener a alguien a quien acudir para reclamar estas cosas. Un diálogo más fluído con las administraciones.

Recientemente has trabajado en un corto llamado ‘Eutanasia’, ¿de qué se trata?

Es una crítica a un tema tan serio como es la eutanasia. Ahora está abierto el debate sobre su legalización y el corto trata de una clínica en el que la gente acude para que se le practique la eutanasia, como quien va al dentista. Cogen número y esperan. Lo estrenamos hace unos días y ha funcionado muy bien. Está disponible en Youtube para quien quiera verlo.

En este contexto en el que se habla de los límites del humor, ¿cómo te lanzas a esta crítica a “un tema tan serio”, como dices?

No me da miedo. Me da reparo… me daba más reparo un corto que se llama Iris que trataba sobre la prostitución y mi personaje era muy malo… tenía miedo de que no se entendiera porque hay mucha gente que no diferencia la realidad de la ficción. Estamos en un momento en el que la gente está perdiendo el sentido del humor y no puede ser. Hubo estas navidades un anuncio que lo exponía muy bien. Hay que tener más sentido del humor.

¿Cuáles son tus próximos proyectos?

Tengo entre manos varios cortos y estrenamos este domingo una obra de teatro musical en Fuenlabrada, La bella y la bestia. Me hace mucha ilusión participar en un musical y el director me ha dado la oportunidad así que estoy feliz. Yo soy el padre de Bella, el único personaje que no canta de la obra. También tengo ‘De vino y risas’ que aunque hemos renovado y retomaremos en esta bodega en octubre, esta temporada termina en marzo. Me daba pena terminar algo que está teniendo tanto éxito de forma tan abrupta así que lo estoy adaptando para llevármelo a sitios de catas fuera de la bodega.

Decir que ‘no’ no está entre tus planes…

No se me da bien (risas) De hecho el otro día acudí a un casting en una Escuela de Cine y estando en la cola unos alumnos me dijeron que si podía hacer el casting de su corto también, y así me pasó con dos más. Iba para uno y al final hice cuatro. A mi siempre me ayudaron así que todo en lo que se pueda ayudar, ahí estoy.

412 views
Ads

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cool good eh love2 cute confused notgood numb disgusting fail