Los cortos se reivindican en Leganés en la Semana del Cotrometraje

0

El Teatro Rigoberta Menchú acogió la exhibición de cuatro cortometrajes en el marco de la XXI Semana del Cortometraje de la Comunidad de Madrid. Estos han sido seleccionados y subvencionados por el gobierno Regional. 

Con cambios de última hora, la sala del teatro albergó la proyección de Cerdita de Carlota Pereda, 16 semanas de Carlota Coronado, Huellas en la nieve de Pedro Touceda y, a pesar de haber sido anunciado Life vest under your seat de Miguel Provencio, finalmente se ha proyectado Pase Privado de Natxo López.

Con este tipo de muestras se reclama la importancia del cortometraje, con la similitud de ser lo que el relato corto a la novela, y su relación con el largometraje. Ambos pueden tratar los mismos temas, aunque los cortos suelen centrarse en cuestiones sociales debido a que son más accesibles por su menor coste de producción. La libertad creativa no está delimitada, más allá de su duración y su impacto radica en la condensación de la historia y su efectismo. Es el caso de 16 semanas (2017) que, con tan solo cinco minutos de duración y la alternación de dos situaciones distintas de la misma protagonista, es una clara reivindicación de los derechos de la mujer en el trabajo y la conciliación laboral. De hecho, está especialmente recomendada para el fomento de la igualdad de género. 

En ocasiones, se muestra la psicología de los personajes: Cerdita (2018), recientemente ganadora de un Goya al mejor cortometraje de ficción, oscila entre el drama y el thriller. Mantiene el suspense en todo momento aumentando constantemente la carga dramática en sus tan solo 14 minutos de duración. Para ello es clave el uso de una cámara subjetiva alternada con una objetiva, que hace que el espectador se ponga en la piel de la protagonista. Todos los personajes que aparecen en torno a ella son crueles, y ha de enfrentarse con el bullying, el acoso, el machismo y la gordofobia, entre otras situaciones cada vez más complejas.

Fotograma del cortometraje Cerdita.

También se juega con los puntos de vista y la subjetividad de cada personaje. En Pase privado (2014), el personaje de Gorka Otxoa invita a Natalia Molina al cine donde trabaja cuando no queda nadie, con el objetivo de conquistarla. La historia se va desarrollando como un puzzle en el que, una vez vemos la situación desde el punto de vista de cada personaje, entendemos lo que ocurre en realidad, alternando suspense con comedia.

La libertad creativa no tiene límites. Un claro ejemplo de ello es Huellas en la nieve (2006), que oscila entre la fábula y la ciencia ficción. Cinco niños juegan en la nieve cuando ven a unos cazadores intentando ahorcar a un galgo. Pedro Touceda crea un universo simbólico en el que la infancia se enfrenta con la crueldad de un mundo en el que habitan monstruos, pero nada es lo que parece.

La muestra, que surgió en el año 1999, trata de darle visibilidad y promoción del cortometraje al público. En esta ocasión participan 41 proyectos entre el 1 y el 7 de abril en un total de 68 municipios, entre ellos Leganés.  Es un ejemplo más de los actos que se realizan en el Rigoberta Menchú, que organiza sesiones del club de lectura y ‘bibliocine’. Este mes, en el ciclo Humor sin fronteras se proyectará “La pantera rosa” de Blake Edwards, el jueves 25 de abril a las 18:30.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí