La vida de Brian vuelve a la gran pantalla

La vida de Brian está de celebración por su 40 aniversario. Por ello, 75 salas de cine de 45 ciudades, entre ellas Madrid y Leganés, proyectarán la película los días 23 y el 25 de abril.

La película, de 94 minutos, será emitida en versión original con subtítulos. Así, entre otras muchas salas, podrá verse en Leganés en Cinesa Parquesur, en Madrid (Cinesa Proyecciones, Cine princesa, Manoteras, Equinocio, Príncipe Pío, Yelmo Ideal, Palacio de hielo y Kinépolis) o Arroyomolinos en Cinesa Xanadú.

El clásico, se ubica en Judea en el 33 a.C y pone a Brian como su protagonista. Es un tipo bastante corriente, definido en la canción de apertura como un hombre con piernas, manos, ojos y al que le gustan las mujeres, y que coincide en el día de su nacimiento con Jesús. Este hecho establece un paralelismo entre ambos que perseguirá al protagonista toda la vida. Por una serie de circunstancias desafortunadas, Brian es confundido con el Mesías.

Cuarenta años de un clásico satírico

Es una gran oportunidad de volver a ver (para los adeptos que se saben hasta el guion) o para descubrir (si es que difícilmente no has oído hablar de ella) este gran clásico de los Monty Python en la gran pantalla. Es una comedia hilarante que supone una sátira a la religión y que tuvo que vérselas duramente con la censura, tanto en su rodaje como en su estreno. 

Para poder realizarse fue crucial la generosa financiación de uno de los componentes de The Beatles, George Harrison porque quería poder ver el resultado, anécdota que ha quedado como “una de las entradas de cine más caras de la historia”. Pasó muchas dificultades para poder realizarse: un viaje a las Barbados de por medio, una desintoxicación de Graham Chapman de la bebida para poder ponerse en el papel protagonista y unos tira y afloja de la parte directiva entre Terry Gilliam y Terry Jones que se resolvió finalmente con la dirección de Jones y con Gilliam en la dirección artística, entre otras muchas situaciones poco afortunadas. Tras ello, fue ampliamente condenada: desde organizaciones religiosas a algunas localidades británicas e incluso la prohibición de su emisión en Irlanda durante ocho años. Tal escándalo supuso que en Suecia la promocionaron como la película “tan divertida que ha sido censurada en Noruega”.

La vida de Brian nos ha dejado escenas que se han convertido en un referente para todo cinéfilo que se precie; la discusión entre el Frente Popular de Judea, el Frente Popular del Pueblo Judaico y al Frente Judaico Popular o el momento de Poncio Pilato desafiando a los soldados, en el que los extras sólo tenían una única instrucción: no podían reírse. Evidentemente no pudieron acatar esa orden, con lo que el nombre de “Pijus Magníficus” ha quedado para la posteridad.

De todo ello, si algo nos ha dejado la Vida de Brian, es una de las canciones más alegres utilizada en actos públicos y funerales (así como el del propio Graham Chapman): Always look on the bright side of the life. Además, puede jactarse de ser la única película capaz de poner de acuerdo a cristianos, judíos y musulmanes, “Por primera vez en 2000 años pusimos a todos esos pueblos de acuerdo” dijo John Cleese en 1998, pues todos la odiaron.

509 views
Ads

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cool good eh love2 cute confused notgood numb disgusting fail