Ayuntamiento de Leganés
Fachada del Ayuntamiento de Leganés. Foto: Aroa Díaz

Leganés ha dejado 4 millones de su superávit pendientes para su posible uso para paliar la crisis financiera. La decisión fue tomada en un polémico pleno telemático. 

En plena negociación entre el Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) sobre el posible uso íntegro del superávit a medidas destinadas a paliar la crisis del coronavirus, Leganés ya ha tomado su decisión. El pasado Pleno la Corporación aprobó, a través de los votos de PSOE, Más Madrid-Leganemos y Ciudadanos, destinar gran parte al pago de sentencias judiciales pendientes.

“Hasta que no se deroguen determinados aspectos los Ayuntamientos seguimos teniendo el corsé para utilizar ese superávit a las políticas sociales”, argumentaba Eva Martínez, concejala de Servicios Sociales de Más Madrid-Leganemos; quien aprovechaba para instar a los partidos locales a “empujar” a sus compañeros de partido para “que tengamos la posibilidad de utilizar ese superávit para lo que más importa en este momento”. 

Se trata de parte del superávit. Las arcas municipales cuentan todavía con un 20% de este superávit de algo más de 8 millones de euros, a la espera de conocer el resultado de esta negociación. “No utilizamos todo el superávit, dejamos 4 millones pendientes a la espera de si el Estado nos habilitara para poder utilizar ese 20% para aplicarlo en inversiones financieramente sostenibles”, aseguraba Elena Ayllón (PSOE), concejala de Hacienda.

Críticas por parte de la oposición

La decisión fue criticada por todas las fuerzas políticas de la oposición pues se tomó en un Pleno cuyo orden del día no registraba ayudas directas a los afectados por COVID19. “Este pleno se debería haber limitado al coronavirus”, aseguraba Carlos Delgado, portavoz de ULEG, antes de abandonar la sesión, lo mismo que hicieron los portavoces de VOX y PP antes de criticar la situación. 

Related Posts

La crisis económica actual no es igual que la anterior, es peor, mucho peor, la recaudación se va a hundir a un 20%”, alertaba Miguel Ángel Recuenco (PP Leganés) quien detallaba que los últimos estudios apuntando a que el PIB va a bajar el triple que hace 11 años. Además, recordaba que el desempleo está a un 34% a día de hoy debido al aumento de los ERTES, con una estimación de un 20% para final de año. “Nuestros vecinos lo van a pasar mal”, añadía. 

“Actualmente estamos en emergencia sanitaria, y no sabemos cuánto durará”, apuntaba Beatriz Tejero (VOX) cuyo partido propuso una batería de medidas fiscales, al igual que todos los grupos de la oposición. “En este Pleno se echan en falta medidas concretas para ese día D+1 que conciba qué va a hacer con la gente que se va a quedar en desempleo, que va a tener problemas para comer… Va a haber una crisis económica y social brutal y usted vive en una realidad paralela“, añadió Carlos Delgado (ULEG).

Por su parte, los miembros de Unidas Podemos-IU Leganés permanecieron en el Pleno para mostrar su rechazo al uso de esta parte del superávit. “Nos están diciendo que están muy preocupados pero los hechos nos demuestran lo contrario. Como Ayuntamiento tenemos que estar preparados para el futuro”, aseguraba Óscar García, “Si no tomamos medidas ahora, habrá gente que no se muera del virus, sino de hambre”, destacó Gema Gil durante el debate. 

En este Pleno se aprobó, además de la dedicación de gran parte del superávit al pago de sentencias, la dotación a las escuelas infantiles Las Flores y Rosa Caramelo, la dotación económica para el programa House First, la rehabilitación de las tuberías de recogida neumática de basuras, el proyecto del cambio de persianas y carpintería de dos colegios y la compra de 5 camiones de basura estos dos últimos a través del Plan PIR.