Leganés presenta sus acuerdos con los agentes sociales para reactivarse tras la pandemia

- Publicidad-

El Gobierno Local ha pactado planes excepcionales en materia de comercio, empleo y movilidad de la mano de UNELE y sindicatos. Se trata de un acuerdo abierto a nuevas propuestas del resto de partidos políticos y sujeto a su aprobación en Pleno.

Horas antes de la celebración del Pleno del 14 de abril del Ayuntamiento de Leganés, el Gobierno Local ha presentado el Plan Protege, su acuerdo con UNELE y los sindicatos para accionar de nuevo las actividades frenadas por la causa de fuerza mayor del COVID-19. El comercio local, la industria o la movilidad emprenderán el camino hacia su nueva normalidad escudados con una serie de normativas que ha desgranado la administración pública y que estarán abiertas “a la participación de los partidos políticos de nuestra ciudad con la mayor voluntad del mundo para llegar a los máximos acuerdos posibles”, en palabras del equipo de Gobierno.

Los diferentes planes se han expuesto en una rueda de prensa telemática en el Consistorio a pesar de que los periodistas contaban con permiso para acudir presencialmente. En estas dependencias sí estuvieron presentes las cabezas de las distintas concejalías implicadas junto con todos los representantes de los agentes sociales a excepción del Presidente de la Unión de Empresarios de Leganés (UNELE), Augusto Fuentes, que dio su beneplácito al pacto desde su domicilio.

En total, el Ayuntamiento destinará 33 millones de euros en un Plan de Reconstrucción enfocado al comercio y a la industria. La ciudad “lo necesitaba”, como ha comentado el Concejal de Desarrollo Local y Empleo, Fran Muñoz. Su principal cometido será dinamizar una situación que se ha estancado durante el estado de alarma, generar empleo y también aportar una perspectiva sostenible de producción con medidas de ahorro energético. De la cuantía de la inversión, 1’4 millones se aportarán en el corto plazo para apoyar al pequeño comercio de Leganés.

Las necesidades de la hostelería

Focalizando la problemática en el nuevo escenario de la hostelería, el Concejal de Seguridad Ciudadana, Óscar Oliveira, ha incidido en que han querido dar “respuesta inmediata” a su delicado contexto. Para ello, han establecido una serie de ventajas fiscales que se aplicarán directamente, una modificación de las autorizaciones y una revisión de las concesiones dictadas en 2020.

- Publicidad-

En cuanto a las tasas, quedarán reducidas al 50% debido a la imposibilidad de los bares y restaurantes de atender a la misma cantidad de clientela que anteriormente, además de reducir la temporalidad a cuatro meses. En proporción, dependiendo de las tarifas contratadas por los establecimientos, el Ayuntamiento calcula que los hosteleros contarán con un ahorro de entre el 70 y el 80%. También será aplicable este dictamen a los hosteleros que habían solicitado su plaza antes de la cuarentena pero se encontraban en trámites.

Related Posts

No es el mismo procedimiento que ya se ha anunciado en otros municipios en los que las tasas se han suspendido por completo, como han recordado, pero escudándose en que esa decisión supone en cambiar de manos el problema surgido. Los pagos comenzarán a cobrarse el 1 de septiembre, existiendo la posibilidad de solicitar un aplazamiento a 2021.

Sí tendrán que formalizar una solicitud al Ayuntamiento los negocios que deseen ampliar el espacio de sus terrazas. Las peticiones serán estudiadas por los técnicos. Mientras tanto, sus metros cuadrados disponibles serán los mismos, aunque debiendo cumplir con el distanciamiento social recomendado por las autoridades sanitarias y la reducción del aforo correspondiente.

Acuerdo con el visto bueno de los agentes sociales

UNELE, CCOO y UGT han agradecido el compromiso para llegar a estos acuerdos a toda prisa. Desde la unión de empresarios, sin embargo, hacen hincapié en la celeridad necesaria para no dejar morir numerosos comercios. “La situación de los hosteleros y comerciantes de este municipio es realmente grave y no podíamos estar los próximos meses haciéndolo. Es imprescindible hacerlo y que luego lo sigan mejorando nuevas iniciativas. Es una idea que no está cerrada, está viva y hay una comisión permanente que esta abierta para que se tengan en cuenta estas iniciativas. Queremos celeridad y no es momento para marear la perdiz. Hay que hacer las cosas ya“, ha destacado Augusto Fuentes.

La valoración de Comisiones Obreras es “muy positiva”, como ha quedado de manifiesto en voz del representante de su Unión Comarcal Sur, Raúl Cordero. Celebran que aborde la urgencia que suponen las brechas que generan este tipo de crisis entre los más vulnerables, que se tenga una visión del medio y largo plazo y que se haya llegado a un consenso ágil entre agentes sociales y fuerzas políticas.

En la misma tesitura ha hablado Tomás Alonso, de UGT, poniendo en valor la reactivación del tejido económico del municipio, su compromiso con el medio ambiente y su preocupación por mantener los empleos. “Si no actuamos y si no tomamos decisiones probablemente terminaremos el año con 20.000 desempleados”, ha recalcado, por lo que ha finalizado su intervención haciendo un llamamiento a todas las fuerzas políticas para hacer de Leganés “una ciudad ejemplar”.

Plan de Movilidad para la desescalada

Otra cuestión a abordar y que sigue la estela a otras poblaciones era la relativa al nuevo Plan de Movilidad que responde a las necesidades acontecidas durante el comienzo de la desescalada decretado por el Gobierno Central. Multitud de paseantes y deportistas se mezclan a diario durante sus fases horarias correspondientes y en algunos casos han llegado a dificultar el hecho de guardar la distancia mínima de seguridad para evitar contagios. Ante ello, Leganés quiere optar por peatonalizar kilómetros de sus vías, separar a los distintos grupos de transeúntes y orientar el sentido de la marcha en las calles estrechas.

En concreto, el Ayuntamiento ha puesto ya en manos de los responsables de obras la habilitación de 35km de ciclocarriles que conecten con los antiguos carriles de bicicleta y nodos de circulación y la intervención en 50km de aceras en 219 calles repartidas por los diferentes barrios del municipio. Según el Gobierno Local, su intención es fomentar lo máximo posible “los nuevos comportamientos saludables que nos trae la COVID-19” regulando las distintas posibilidades al aire libre para disminuir los riesgos que supone el batiburrillo de caminantes, corredores y ciclistas.

Acerca de las actuaciones en las vías más pequeñas, Leganés señalizará sobre el pavimento las aceras de menos de 2m de ancho con un único sentido de la marcha permitido para evitar los cruces que imposibilitan preservar el distanciamiento. El montante cercano a esta partida de movilidad se aproxima a los 100.000€. El Gobierno Local quedará a la espera de la evolución de la pandemia del coronavirus para estudiar cuánto tiempo será necesario prolongar estas medidas.

Publicidad

- Publicidad -
Suscribir a
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

Última hora