El partido vecinal ha registrado una reclamación para que la prioridad de la aplicación del superávit del Ayuntamiento de Leganés sea servicios sociales

El último acuerdo del Ayuntamiento de Leganés sobre el superávit sigue generando polémica. El Gobierno (PSOE+Ciudadanos) con el apoyo de Más Madrid acordaron destinar 7 millones de euros del superávit al pago de deudas bancarias y uno a servicios sociales. Ante este acuerdo, la Federación de Asociaciones de Vecinos, PP y ahora ULEG han presentado alegaciones.

En el caso de ULEG, se pide que se revierta el orden de preferencias y endereza las intenciones del gobierno del PSOE que ha olvidado que se “gobierna para la gente y no para los bancos”. Una alegación que tendrá que ser votada de nuevo en el Pleno. Desde el partido ya temen que sea rechazada. “Esto va a demostrar además la falsedad de un partido como Ciudadanos-C’s que rechazará tener 7 millones de euros más en una delegación que gestiona su formación”, apuntan.

“Teniendo presente el contexto de vulnerabilidad social y económica que actualmente atraviesa Leganés, con 12.470 personas en situación de desempleo en el mes de agosto, consideramos que en dicha modificación presupuestaria el importe de 6.942.162,50 euros debe ir a la partida de Servicios Sociales y el importe de 1.000.000 euros a la partida de Deuda Pública, justo al contrario del planteamiento inicial”, señala Carlos Delgado, portavoz de ULEG.

En cuanto a los resultados de la votación, ULEG advierte que PSOE podría votar en contra de esta petición. “Los ‘socialistas’ de Leganés perdieron el norte hace tiempo, no tiene sentido amortizar tal deuda cuando el Ayuntamiento de Leganés en la actualidad está tramitando un préstamo nuevo y aún están pendientes de agotarse 600.000 euros de un préstamo de 2014. Por no hablar de cómo puede afectar aún el covid19 socioeconómicamente a los 12.500 desempleados de Leganés y a los colectivos y negocios más vulnerables”.