Sin acuerdo en la huelga de Atención Primaria

Sindicatos denuncian que la Consejería de Sanidad se niega a limitar la carga de trabajo en Atención Primaria a pesar del acercamiento con AMYTS

Publicidad - Continúe leyendo

Después de una huelga de los sanitarios de urgencias extrahospitalarias que se desconvocó rápidamente por las promesas de la Comunidad de Madrid y un nuevo paro de los médicos de Atención Primaria, la Consejería de Sanidad continúa en el ojo del huracán debatiendo con los sanitarios.

Ahora, después de una jornada de reuniones con el comité de huelga que concluyeron con un “acercamiento importante” de posturas, según la portavoz del principal sindicato, AMYTS, la Mesa de Sanidad en la que este sindicato también está incluido, ha criticado la postura de la Consejería: “se niega a limitar carga de trabajo en Atención Primaria y a aumentar el tiempo de atención por paciente en las categorías con agenda”.

Lo ha hecho a través de un comunicado firmado por los cinco sindicatos (SATSE, CCOO, AMYTS, CSIT UNIÓN PROFESIONAL Y UGT) en los que reclama que se cumpla su principal petición: que aumente los tiempos de atención por paciente en una horquilla que se mueve en función de la categoría entre los 10 y los 20 minutos.

Rechazo y retraso de la Consejería

En el escrito recuerdan que se trata de una reclamación histórica sobre la que se empezó a negociar en 2021 en el acuerdo con la Gerencia de Atención Primaria donde se marcaban los límites de tiempo por paciente que en octubre de 2022 la Consejería se negó a firmar. Establecía un tiempo mínimo sin cita de 10 minutos y un tiempo mínimo para atención domiciliaria de 30 minutos. Además establecía que las visitas de los pacientes serían el 70% de la jornada de los médicos (5 horas).

Este documento tenía su origen en la gran preocupación de las organizaciones sindicales por la falta de medidas preventivas frente a los importantes riesgos psicosociales a los que se enfrentan los/las profesionales en los centros de salud de Atención Primaria, preocupación que se ha visto acrecentada por los recientes acontecimientos.

Así recuerdan que fue la propia Inspección de Trabajo la que requirió a la Comunidad de Madrid el diseño de una adecuada planificación preventiva, y exigió la participación de las organizaciones sindicales. El pasado mes de junio de 2021, la Inspección de Trabajo propuso el inicio de una mediación con la Comunidad de Madrid, ante la inexistencia de un cronograma de implantación de medidas preventivas. Se estableció como primer objetivo, abordar la carga de trabajo y “determinar unos ratios permanentes y límites que no deberían nunca ser superados, trabajando toda la información disponible”.

Riesgo para pacientes y médicos

Publicidad - Continúe leyendo

Queremos subrayar que las denuncias sobre la situación de riesgo psicosocial de los trabajadores de Atención Primaria, no se han iniciado ahora. Las organizaciones sindicales llevan poniendo de manifiesto la gravedad de la situación a la que se encuentran sometidos los y las profesionales de este sector, desde el inicio de las denuncias en 2019, ante la pasividad de la Administración de la Comunidad de Madrid. Tampoco ha sido la pandemia la que ha provocado su situación, sólo la ha agravado aún más.

“La voluntad negociadora de los sindicatos ha quedado más que demostrada tras un año de trabajo, salvando todas las piedras que nos han ido poniendo en el camino. La no ratificación del acuerdo sobre riesgos psicosociales, supone la demostración evidente de la falta de voluntad, por parte de quien nos gobierna, en solucionar la grave situación en la que se encuentran todos los trabajadores y trabajadoras de Atención Primaria”, aseguran.

Publicidad - Continúe leyendo

Otras noticias

NEWSLETTER ✉

Recibe las últimas noticias de Leganés en tu corre electrónico cada lunes con el mejor análisis de la actualidad.

SUSCRIBIRSE

Suscribir a
Notificar a
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Este contenido pertenece a Leganés Activo. No se permite la copia ni la reproducción parcial o total sin permiso.