Y así ganó de infarto el BM Leganés: ya conoce la victoria esta temporada

Publicidad - Continúe navegando

BALONMANO. PRIMERA NACIONAL. MASCULINO. Los de Nacho Alcázar han sellado su primera victoria de la temporada con un final de infarto en el Manuel Cadenas ante el BM Pozuelo de Calatrava

El Manuel Cadenas ha estallado de alegría este sábado en un final de infarto. Quedaban segundos y una falta decidía el partido. Las gradas estaban con el corazón encogido pero los jugadores mantuvieron la cabeza fría como nunca decidiendo el encuentro en favor del Balonmano Leganés. Una victoria necesaria que los locales lucharon desde el primer minuto.

No iba a ser fácil. El Balonmano Leganés acumulaba una racha de derrotas desde el inicio de la temporada, amortiguada solo por un empate, y se enfrentaba a uno de sus rivales directos en la recta final. Los dos se jugaban la vida por eso el Pozuelo no dudaba en arrancar el encuentro con fuerza imponiéndose en el partido.

Poco a poco los visitantes conseguían hacerse con el partido. La mala puntería del Leganés y sus fallos en defensa ayudaban al Pozuelo de Calatrava a escapar terminando la primera parte con un 9-12. Pero el paso por el vestuario le sentó muy bien al Leganés. En los cinco primeros minutos tras la reanudación conseguían empatar y desde entonces, otro partido se abría en el Manuel Cadenas.

Otras noticias - Sigue leyendo


 

El apoyo del Leganés: «¡Defensa, defensa!»

Conscientes de que se jugaban la vida en la categoría, el Leganés plantaba cara al Pozuelo de Calatrava y no le dejaba escapar. Tanto es así que solo hicieron falta cinco minutos más para que una jugada ensayada y un lanzamiento directo pusieran por delante al Leganés en el marcador. 16-14.

Tan importante era seguir marcando como evitar la remontada del Pozuelo de Calatrava y fue en este momento cuando Romero se convirtió en el héroe del partido. Todos los intentos de los visitantes acababan en las manos del guardameta. Un buen hacer que hizo despertar a la defensa, empezando a cortar jugadas y provocando faltas que transformaban más tarde en lanzamientos internos.

balonmano leganes
Roberto Boada (Balonmano Leganés) frente al portero. Foto: Amanda Silva

A diez minutos del final, el Leganés se alejaba 19-15. Pero no todo estaba hecho. De hecho, el Pozuelo lo sabía, y volvía a apretar a los de Leganés. Los de Nacho Alcázar no se daban por vencidos y conseguían desmarcarse con un 21-17 a escasos 3 minutos del final. Pero el Pozuelo no bajaba los brazos y conseguía anotar. 21-18, 21-19… y a minuto y medio del final: 21-20.

- Publicidad Continúe leyendo -

Frenéticos últimos segundos

Tiempo muerto en la cancha. El Leganés necesitaba la victoria como el comer. Reanudaban el juego con posesión del Leganés y tras una jugada ensayada conseguían anotar. 22-20. Solo un minuto. Una sucesión de ataques y contraataques hacía que el caos se apoderara de la cancha y finalmente beneficiara al Pozuelo. Una jugada rápida terminaba en gol dejando el partido abierto a 15 segundos del final.

El juego volvía y sobre la bocina el Pozuelo conseguía forzar una falta desde casi el medio campo. Era su oportunidad. El jugador se disponía a lanzar pero la barrera amortiguaba el tiro que finalmente era parado por el portero que terminó de ponerse la capa de superhéroe del partido.

De esta forma el Leganés suma 2 puntos con los que consigue escalar en la clasificación dejando al Pozuelo de Calatrava y al San Francisco de Asis Mijas por detrás. Una posición que tendrá que defender la próxima semana con un encuentro muy complicado: ante el Naranjas de Palma del Río en Andalucía.

- Publicidad Continúe leyendo -

Únete a la suscripción
Recibe el boletín de noticias cada lunes en tu correo electrónico, comentar, servicio de hemeroteca, completamente gratis

Noticias relacionadas
Suscribir a
Notificar a
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Destacada
Ahora en portada
Este contenido pertenece a Leganés Activo. No se permite la copia ni la reproducción parcial o total sin permiso.