Vida sana grasas

ROMÁN ILLESCAS / Las grasas se componen de diferentes ácidos grasos y son vitales para el correcto funcionamiento del organismo. Nos proporcionan energía y ácidos grasos esenciales, y además cumple con una función reguladora y estructural. 

Función estructural, ya que protege los órganos y el cuerpo de lesiones. Función reguladora, en combinación con otros nutrientes, las grasas proporcionan una textura que aumenta la palatabilidad de los alimentos, haciendo más apetecible su consumo. También retrasan el vaciado del estómago, contribuyendo a la sensación de saciedad.

Podemos diferenciar dos grupos las grasas saturadas y las insaturadas.

Grasas saturadas son un tipo de lípidos que podemos encontrar en los alimentos de origen animal, como la carne y derivados, además de en algún aceite vegetal como el aceite de coco y el palma. No se incluyen las grasas disponibles en pescados y mariscos. Podríamos decir que son las grasas menos saludables y que tienen mayor incidencia en el aumento del colesterol malo (LDL). Esta afirmación tan general debe ser ampliada puesto que cada uno de los ácidos grasos que componen las grasas saturadas se comporta de distinta forma, y no tienen el mismo efecto en el organismo. Las recomendaciones sobre el consumo de grasas saturadas son aproximadamente el 10% del total de la ingesta diaria, unos 20 gr/día.

Grasas insaturadas, a su vez se dividen en dos grupos, Los ácidos grasos poliinsaturados no pueden ser sintetizados por el organismo y sin embargo son esenciales. Estos son principalmente, los famosos ácidos grasos omega-3 (ω- 3) y omega-6 (ω-6). Los omega 6, se encuentran principalmente en los aceites vegetales de semillas (maíz, soja, girasol, etc.). Los omega 3 se encuentran en pequeñas cantidades en algunos aceites vegetales, pero su fuente principal son los animales marinos (pescado y marisco).

Ácidos grasos monoinsaturados, el protagonista es el ácido oleico, se encuentra principalmente en las grasas animales y en nuestro querido aceite de oliva, recordar elegir la variedad aceite de oliva Virgen Extra. Podemos llamarle el manjar de las grasas. Según diversos estudios, reducir el consumo de ácidos grasos saturados y aumentar el consumo de ácidos grasos insaturados, especialmente monoinsaturados, tiene efectos beneficiosos sobre el colesterol y una menor incidencia en enfermedades cardiovasculares.

En otras ocasiones ya hemos hablado sobre las grasas trans o hidrogenadas. Estas son utilizadas en la industria alimentaria para la producción de grasas vegetales, sobre todo en las margarinas que pueden llegar a tener hasta un 30% de grasas hidrogenada. Su uso en bollería está muy extendido de ahí, eso y el alto contenido en azúcar, desaconsejan su consumo. Sus efectos en el organismo son similares a los de las grasas saturadas, y debe limitarse su consumo favoreciendo el de los ácidos grasos monointadurados.

Por ultimo vamos a hablar de un punto importante: la carga calórica. 1 gr de grasa tiene 9 Kcal, frente a las 4 Kcal de los hidratos y las proteínas, y las 2 kcal de la fibra. Unos números que debemos tener en cuenta a la hora de planificar nuestra alimentación.

Román Illescas pertenece al Club Leganés Club y a www.anyd.es donde fomenta el deporte y la  buena alimentación. Colabora con Leganés Activo para difundir la importancia un estilo de vida saludable.