Article

Fútbol: Despedida, dulce despedida

FÚTBOL. PRIMERA DIVISIÓN. JORNADA 38. El Club Deportivo Leganés vence en el último partido de Liga por 3-2 contra el Real Betis en la despedida de Asier Garitano y Martín Mantovani. Siovas, Naranjo y Amrabat contrarrestaron los goles de Campbell y Sanabria en un partido muy emotivo para la afición pepinera.

Siempre que llega el final de una Liga, el espectador mira con recelo el calendario con nostalgia intentando planificar la vida que está por venir después de un año lleno de emociones, buenos momentos, algunos no tan buenos pero, después de todo, fútbol. Del real. Lejos del ruido de lo extradeportivo. Esa es lo que hace especial el ambiente de Butarque.

A la magia del fútbol pepinero se le sumaba el aire de despedidas en el Leganés. Los nombres de Asier y Martín ya son historia del equipo blanquiazul. Juntos han vivido la mejor época de los noventa años de historia de este club. Se dice pronto. Butarque estaba llamado a ser una fiesta de despedida a la altura de dos leyendas, que pisaban por última vez el césped de Leganés. Y aunque lo menos importante era, tal vez, el balón, los protagonistas cedieron temporalmente la relevancia para que el fútbol, por encima de todo, imperase.

El Leganés, de menos a más

Comenzó el partido como se esperaba, con un Real Betis dominando, gustándose con el balón y un Leganés bien replegado. Durante los primeros minutos no hubo demasiado peligro; el equipo andaluz tuvo un par de llegadas tímidas y el Lega apenas tuvo una ocasión por la banda de Naranjo, que pidió penalti.

Muchas imprecisiones al comienzo del duelo, intentando abrir el juego, darle ritmo a la circulación, ambos sin ningún fruto. Pero un partido en Butarque siempre acaba quitando el hipo. En el minuto 20, Campbell aprovechaba un error de la defensa pepinera para poder el 0-1 en el marcador. Tan solo cuatro minutos después, una doble amarilla a Diego Rico dejaba al equipo de Asier Garitano con uno menos. Recibió la primera por una falta y la segunda por protestar de manera acalorada a Gil Manzano. Mala pata y cambio de esquemas para el equipo local.

Sorprendentemente, el cuadro pepinero jugó mejor con diez sobre el terreno de juego que cuando contaba con la totalidad de sus jugadores. Omar Ramos, que tuvo que reconvertirse en lateral izquierdo, fue un verdadero pulmón para el Leganés. Estuvo presente en todas las jugadas de posesión y aportó al equipo un ritmo más.

De una jugada intrascendente el equipo obtuvo un corner del que saldría el empate. Un cabeceo en el área dejaba a Siovas habilitado frente al guardameta bético y, tras controlar con el pecho, remató a placer con la pierna derecha para poner las tablas y dedicar su primer gol en Liga esta temporada – ya marcó en Copa frente al Sevilla – a Garitano y Mantovani, compañero en la zaga pepinera.

Al Betis le costó gestionar su ventaja y, tras unos minutos de relajación, se vio superado por el juego rival. No obstante, el equipo entrenado por Setién recuperó el tono al final de la primera mitad, aunque de poco sirvió cuando sonó el silbato del colegiado. Empate al descanso y prometedora segunda mitad, eso sí, con complicaciones para el Leganés.

Loca segunda mitad

La segunda parte comenzó con dominio indiscutible del Betis, que quiso resolver el partido aprovechando su superioridad numérica. Tomó la iniciativa y rondó en más de una ocasión la portería de Jon Ander Serantes, que volvía a jugar un partido oficial después de casi año y medio de dura recuperación. No pudo hacer nada en el gol inicial, pero evitó con una parada magistral el 1-2 cuando más cerca estaba. Leganés está para los guerreros.

Precisamente otro Guerrero, nunca mejor dicho, cambió el rumbo del partido con una asistencia. Tras un contragolpe de manual, el toledano se presentaba ante el portero, último hombre, cediendo el balón a Naranjo, que remató a puerta vacía para poner el 2-1. Cuando mejor estaba el Leganés llegó el gol de Sanabria rematando de cabeza ante Serantes, que pudo haber aguantado mejor la salida hacia el balón. El equipo de Garitano se volcó en exceso en ataque y descuidó la defensa, pagándolo caro con el gol del empate.

Pero el Leganés demostró que con muy poco puede hacer mucho daño. En un acto de picardía, Amrabat sacaba de banda para darle el balón a Guerrero que, falto de perfil para rematar, volvió a ceder el balón al magrebí que marcó de rebote para volver a poner al Leganés por encima en el marcador. Partido loco en el que el Lega fue mejor, incluso con diez.

Llegó el turno de las despedidas

En el minuto 87 entró Martín Mantovani. Era el momento que esperaban todos los aficionados. El resto ya es historia del fútbol. Serantes entregó el brazalete a Mantovani y no dio tiempo para mucho más. Finalizó el encuentro 3-2 para el Leganés, que termina la temporada con 43 puntos, mejorando los registros del año pasado. No sabemos quién entrenará al equipo la campaña que viene, pero sabemos que el legado que dejan Asier y Mantovani ya es eterno.

161 views

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

FB Twitter
cool good eh love2 cute confused notgood numb disgusting fail