Mariquitas y aphidius para luchar contra el pulgón en Leganés

0
control de plagas leganes

Estos días se colocan las cajitas con los insectos en los árboles de Zarzaquemada, Batallas y el Ensanche de San Nicasio. Una forma de combatir las plagas sin insecticidas

El Ayuntamiento de Leganés sigue apostando por el control biológico de las plagas evitando así la utilización de insecticidas y pesticidas químicos que puedan perjudicar a los ciudadanos y afectar a la cadena trófica. Para ello emplean depredadores naturales que acaban con las plagas que en este caso, afectan a determinadas especies de árboles como el acer, las catalpas o las robinias. 

Esta mañana se ha procedido a la suelta de mariquitas y aphidius (un pequeño insecto inofensivo) que llegarán a 300 árboles de Leganés. Estos depredadores naturales son muy efectivos para acabar con el pulgón, un pequeño animal que daña a los árboles y que además ensucia las aceras y los vehículos recubriéndolos de una pequeña sustancia pegajosa.

Los técnicos de la Delegación de Sostenibilidad del Ayuntamiento de Leganés han aplicado ya este sistema en unos 250 árboles de la localidad, mediante un procedimiento que consiste en colgar de las ramas unas pequeñas cajas con maraquitas y ‘aphidius’.

Especies depredadores y parasitarias

Mientras las mariquitas actúan como depredadores comiendo hasta 200 pulgones en un día, el ‘aphidius’ ataca como un parásito. «Lo que hace es colocar dentro de éste sus huevos, que terminan acabando con el pulgón, momificándolo, cuando el huevo finaliza los cuatro estadios larvarios», según explicaba Gregorio Pintor, técnico responsable del proyecto. Este método es eficaz y muy duradero en el tiempo ya que al ser insectos autóctonos permanecen en el árbol año tras año por lo que el efecto es muy duradero y totalmente inocuo e inofensivo para las personas”.

Los insectos se han colocado en dos especies de árboles muy habituales en Leganés como son las catalpas (en los barrios de Zarzaquemada y Las Batallas) y las robinias (en el Ensanche de San Nicasio), dos especies arbóreas que son atacadas habitualmente por los pulgones. “Apostamos por evitar el uso de pesticidas, herbicidas e insecticidas para hacer desaparecer los insectos y lograr así una ciudad cada vez más sana y ecológica”, ha asegurado Javier Márquez, director de Sostenibilidad en funciones.

“Estamos logrando que Leganés sea un referente en la utilización de estos depredadores biológicos. Son muchas las ciudades que se ponen en contacto con nosotros para pedirnos información sobre la iniciativa y aplicarla después  en otras regiones españolas. Estamos muy contentos con el resultado”.

Javier Márquez, director general de sostenibilidad en funciones.

Empleo de murciélagos para acabar con los mosquitos

Leganés cuenta además con otro sistema pionero para acabar con los mosquitos que consiste en la colocación de cajas en los árboles en las que pueden anidar los murciélagos. De esta forma se facilita a las hembras la cría, y se evita la presencia de mosquitos en la ciudad. La hembra de esta especie es capaz de ingerir de media hasta 3000 insectos en una sola noche en la época de lactancia, dos tercios de su propio peso.

A través del uso de murciélagos se pueden controlar plagas como la procesionaria, la galeruca o los flebótomos (mosquitos).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí