Fútbol | Óliver Torres asoma al Lega al precipicio

Publicidad - Continúe navegando

Poco CD Leganés para un Sevilla FC que hizo sangre en Butarque (0-3) con celeridad y protagonista inesperado. Óliver Torres asumió el papel de verdugo pepinero en una noche de reencuentro con En-Nesyri que tuvo la puntilla de Munir.

El CD Leganés ha entrado en la fase en la que el final del sufrimiento parece estar demasiado cerca. Y no de la manera que los pepineros desearían. Óliver Torres ha abierto la puerta del descenso de categoría a los de Javier Aguirre con un doblete tempranero que dejó a la vista cuantiosas carencias en la retaguardia. Munir se encargó de zanjar una noche para olvidar (0-3) contra el Sevilla FC en la que sí habían acompañado los resultados de terceros implicados en la lucha por la salvación.

Óliver Torres empezó a despertar a Leganés de su sueño en Primera División. La mejor etapa en la historia pepinera se está tornando en pesadilla este 2020 en una temporada tan cruel como larga. Un doblete del mediocampista en la primera parte dejó los deberes más que encarrilados para un Sevilla que se mostró muy superior sobre el atardecer de Butarque. A falta de la puntería del retornado En-Nesyri, fue Munir quien asestó la puntilla.

Otras noticias - Sigue leyendo


 

El Lega ha entrado en una espiral de contratiempos que parece nunca tener fin. Escasos segundos volvió a tardar el equipo pepinero en conceder su primera ocasión, permitiendo un mano a mano de En-Nesyri a las primeras de cambio que, para variar, no acabó en la red. Iluso quien pensara que el maleficio sobre Butarque había terminado, ya que pocas jugadas después reaparecía el fantasma de las lesiones al ver a Omeruo pidiendo el cambio doliéndose sobre el césped.

Ni 5 minutos aguantó sobre el césped la pizarra de inicio planteada por Javier Aguirre. Awaziem tuvo que incorporarse en medio de una avalancha ofensiva sevillista. Los espacios en la zaga local se encontraron con asiduidad en el comienzo, algo que dio visos de reducirse a medida que un enchufadísimo Roque Mesa empezó a entrar en contacto con el esférico. Precisamente fue el jugador propiedad del Sevilla quien dio la sensación de sentir lo mucho que había en juego para los leganenses, llegando incluso a probar fortuna con varios lanzamientos lejanos.

Related Posts

La mejoría con el balón, sin embargo, no achicó las goteras en defensa. El 0-1 para los sevillistas no se demoró en exceso, obra de Óliver Torres. Mala salida del ‘Pichu’ Cuéllar a la salida de un córner que, pese a ser despejado, encontró al centrocampista a la espera del rechace en la frontal. De primeras, el ’21’ la coló entre la maraña de piernas que se había instaurado en el área del Lega.

- Publicidad Continúe leyendo -

La defensa de 4 hizo aguas

Óliver Torres, bigoleador en la noche del martes y posiblemente verdugo de un Leganés que se mostró demasiado blando para un equipo de la máxima categoría. El cuadro local volvió a sufrir el sometimiento de Torres pocos minutos después encajando un segundo tanto en el que la contundencia defensiva dejó mucho que desear frente a una de las múltiples internadas de Jesús Navas. El retorno a la defensa de 4 de arranque dejó las peores sensaciones desde la reanudación de la competición.

Tardía, tímida e insuficiente fue la reacción leganense entrados en la hora de partido. Y curiosamente, los más destacados al borde del precipicio fueron los futbolistas cedidos por el conjunto hispalense con permiso para gozar de minutos ante sus propietarios. Si en el comienzo fue Roque Mesa quien se echó a su espalda al equipo, tras el descanso fue Bryan Gil quien se dejó la piel en cada jugada. Omnipresente, el mayor talento de la cantera sevillista dejó ver ante Julen Lopetegui grandes destellos de su desborde y verticalidad.

Mala gestión de una nueva oportunidad enorme de recortar distancias con la zona de salvación. Minutos después de la contundente derrota del Celta de Vigo a manos de otro club en urgencias como el Mallorca, la imagen no pudo ser peor, rematada definitivamente por Munir con el 0-3 en los compases finales. La consecución de jornadas cada 3-4 días ha supuesto que el Leganés encaje un nuevo palo cada media semana. Este último deja al club asomado al abismo de la Segunda División, en una situación de descenso virtual que podría convertirse en matemático ya en una semana si los resultados siguen sin acompañar.

Ficha técnica:

-Alineaciones:

CD Leganés: Cuéllar; Rosales, Bustinza, Omeruo (Awaziem, min. 6), Jonathan Silva; Avilés (Assalé, min. 55), Roque Mesa (Ruibal, min. 55), Amadou, Recio (Rubén Pérez, min. 55), Bryan Gil (Manu Garrido, min. 80); y Guerrero.

- Publicidad Continúe leyendo -

Sevilla FC: Vaclik; Jesús Navas (Sergi Gómez, min. 87), Koundé, Diego Carlos, Reguilón; Joan Jordán, Gudelj, Óliver Torres (Munir, min. 71); Suso (Banega, min. 62), En-Nesyri (De Jong, min. 87) y Ocampos.

-Goles:

0-1, Óliver Torres (min. 23).

0-2, Óliver Torres (min. 35).

0-3, Munir (min. 82).

-Árbitro: Soto Grado (comité castellanomanchego). Amonestó a Amadou (min. 17), Roque Mesa (min. 53), Rosales (min. 75) y Manu Garrido (min. 86) por parte del CD Leganés y a Koundé (min. 54), Gudelj (min. 56), Joan Jordán (min. 68) por parte del Sevilla FC.

- Publicidad Continúe leyendo -

Únete a la suscripción
Recibe el boletín de noticias cada lunes en tu correo electrónico, comentar, servicio de hemeroteca, completamente gratis

Noticias relacionadas
Suscribir a
Notificar a
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Destacada
Ahora en portada
Este contenido pertenece a Leganés Activo. No se permite la copia ni la reproducción parcial o total sin permiso.