Coche abandonado en un parque de Leganés. Foto: ULEG

Aumenta el número de escombreras ilegales y la cantidad de escombros vertidos, según alertan vecinos y partidos políticos. Sigue siendo un problema medioambiental

La actual situación epidemiológica de la ciudad ha hecho que muchos vecinos apuesten por caminos que rodean las calles principales para evitar aglomeraciones, así como parques y veredas poco transitadas para poder hacer ejercicio corriendo o con bicicleta. Una circunstancia que pone de manifiesto la situación de muchos lugares: el abandono. 

Tal y como se denuncia a través de las redes sociales y como revela ULEG, «el gobierno de Leganés tiene también abandonados y sin vigilancia los caminos donde se acumulan sin control escombros y basuras que arrojan ciudadanos incívicos que conocen perfectamente el problema de seguridad existente en Leganés». Una situación que es aprovechada en algunas ocasiones por empresas que se ahorran costos de puntos limpios o escombreras.

A lo largo de estos meses, se han enviado varias imágenes donde se señalan puntos negros en los que se acumulan basuras, vertidos y escombros sin control, algunos de ellos contaminantes. Un problema que ya ha sido denunciado en numerosas ocasiones en este y otros medios de comunicación, desvelando las zonas más críticas ubicadas en Parque de Butarque, Prado Overa, Poza del Agua o La Fortuna. 

Las propias asociaciones también lo han denunciado o directamente han puesto en marcha iniciativas propias para recuperar zonas verdes manifestando al Ayuntamiento de Leganés la necesidad de actuar en estos enclaves que cada vez son más numerosos. Y es que esta situación está derivando en la creación de vertederos ilegales que pueden desarrollar problemas medioambientales además de evasión de impuestos.

En este sentido, ULEG recuerda su propuesta de limpiar las zonas de escombros y crear proyectos medioambiantales de recuperación de las zonas más afectadas por estas basuras, un proyecto que apoyó Más Madrid-Leganemos estando en la oposición.