Denuncian a la dirección del Hospital Severo Ochoa por homicidio imprudente por su gestión del COVID

La Junta Directiva del Hospital Universitario Severo Ochoa ha sido denunciada por varios delitos de homicidio imprudente por negligencia profesional, de lesiones imprudentes y un delito continuado contra la salud y la seguridad de los trabajadores

Publicidad

xxx

La Dirección del Hospital Universitario Severo Ochoa de Leganés (HUSO) ha sido denunciada en el Juzgado de Instrucción de Leganés por “varios delitos de homicidio imprudente por negligencia profesional, de lesiones imprudentes y un delito continuado contra la salud y la seguridad de los trabajadores”. La denuncia, que cuenta con más de 20 testigos miembros de la Plataforma de los trabajadores del Severo Ochoa, ha sido interpuesta por la Agrupación Sanitaria Española (ASAES) fruto de las reivindicaciones que comenzaron tras la primera ola del coronavirus. 

Cabe destacar que Leganés fue la ciudad con más fallecidos durante la primera ola y el Hospital Severo Ochoa, el primer hospital que colapsó puesto que solo hay una cama para cada 19.000 habitantes cuando debería haber una por cada mil. Tanto es así que uno de los cargos que se le imputan es por la tardanza en la derivación de pacientes a otros centros, lo cual no se produjo hasta finales de marzo de 2020 tras múltiples críticas de los sanitarios.

“Debido al exceso de pacientes que sufrió el HUSO, sin previsión de ningún tipo se ordenó el traslado en 24h de las 12 camas de UCI que tenía el HUSO, a otra planta, sin orden ni concierto, de la noche a la mañana, se metía todo en cajas y mientras tanto, para seguir dando servicio alguna enfermera, literalmente ‘buscaba medicamento en cajas sin conocer ni saber lo que había’, manifestando algunos de los trabajadores que ‘no quiero volver a vivir aquello’”, se lee en el resumen de los testimonios incorporados a la denuncia. 

La presión asistencial, la falta de material de prevención como EPIS homologados y la falta de previsión en los traslados son los factores que, según la denuncia, pudieron llevar a la muerte de más pacientes de los que habrían muerto si hubiera habido una gestión acorde. Según el informe previo presentado en la denuncia, “algunos de los médicos de esta unidad [servicio de UCI] del HUSO han permanecido, y permanecen, un largo periodo de baja por depresión dadas las duras situaciones vividas durante la pandemia”.

Desde la Dirección del Hospital Universitario Severo Ochoa de Leganés se ha manifestado “su completa disposición a colaborar con la Justicia en todo aquello que se le requiera”, sin dar más declaraciones al respecto del suceso.

Noticias relacionadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Última hora