Foto: Liza Summer en Pexels

El Ayuntamiento de Leganés fue condenado en 2018 por un despido nulo a una mujer con un 65% de discapacidad intelectual. Ahora, la batalla judicial ha dado un revés

La historia de la lucha de Vanesa comenzó hace ahora tres años, cuando fue contratada por el Ayuntamiento de Leganés a través de un programa de empleo para parados de larga duración para formar parte de la cuadrilla de limpieza viaria. «Ella estaba muy ilusionada porque llevaba tiempo sin trabajar y era una gran oportunidad«, confiesa Concha, madre de la afectada en declaraciones a LEGANÉS ACTIVO.

Sin embargo, a los 15 días, tras el periodo de prueba del contrato, fue despedida. «Argumentaron que no se había comunicado que tenía un 65% de discapacidad intelectual, cuando todos sus papeles estaban en el expediente que se entregó al Ayuntamiento», defiende Concha quien destaca, además, que era «ampliamente conocido» por los técnicos del SEPE que entregaron su currículum al Ayuntamiento. 

La noticia del despido devastó a Vanesa quien cayó en una fuerte depresión: «No quería salir de la habitación, fue un duro golpe, se le había negado su posibilidad de trabajar después de 11 años en el paro«. Ante esta situación, Concha no lo dudó y fue a los tribunales: «era mentira. Ellos sabían que tenía una discapacidad, a la próxima nos ponemos la tarjeta de discapacidad en la frente». 

En primera instancia el juez las dio la razón declarando el despido nulo por lo que el Ayuntamiento tuvo que readmitir a Vanesa en el mismo puesto hasta que finalizó su contrato. Sin embargo, esta sentencia fue recurrida por el Ayuntamiento. «Están en su derecho», reconoce Concha, quien confiesa que no entendió el recurso cuando «estaba claro que nosotras teníamos razón».

Recurso contra el despido nulo

Ahora, años después, el Tribunal se ha pronunciado en favor del Ayuntamiento de Leganés anulando la sentencia de readmisión en un auto que el abogado de la joven califica de «sorprendente». «Es muy difícil que te acepten un despido nulo, y más de la Administración Pública, y lo conseguimos. A día de hoy no entiendo cómo se cambió de criterio ni por qué», asegura el abogado a LEGANÉS ACTIVO.

A pesar del revés judicial, el letrado aconsejó a Concha no continuar con la batalla legal puesto que el objetivo ya se había conseguido: el contrato de Vanesa había finalizado. Sin embargo, Concha no quiere parar aquí su batalla: «Lo que no quiero es que él se limpie el nombre a costa de mi hija», asegura, «le ha ganado a nivel judicial, pero la opinión pública se merece saber nuestra historia».

Así, Concha exige una disculpa por parte del Ayuntamiento de Leganés y que esto no se vuelva a repetir. «Sólo queremos saber qué tipo de gobernantes tenemos», afirma, «quien tiene que mirar por personas como hija, después de la familia, son los Ayuntamientos y las Comunidades, y me parece vergonzoso que la tiren por tierra».

Noticias relacionadas