Alumnos de una escuela de danza y artes escénicas de Leganés han lanzado el último episodio de la primera temporada de su webserie nacida en el confinamiento

El confinamiento hizo repensar de nuevo muchos trabajos, y el de la enseñanza fue uno de los que más se reinventó. A través de videoconferencias, alumnos de todo tipo de materias y asignaturas han tenido que estudiar y desarrollar sus dotes, incluidas las artísticas. Esto es lo que ha ocurrido con la escuela de teatro Patricia Domenech ubicada en Leganés, una reinvención de la que surgió la serie Historias mínimas.

Dando una vuelta a las posibilidades de trabajar cada uno desde sus casas, el actor y profesor resolvió trabajar en un proyecto, un corto de montaje sencillo con personajes de todo tipo que sus alumnos trabajaran desde sus casas. Este corto inicial dio lugar a una webserie que acaba de finalizar su primera temporada.

Una historia corta de apenas 4 episodios que ha conquistado al público evolucionando su formato de un episodio a otro hasta, gracias a la eliminación de restricciones, poder coincidir todos los personajes en un mismo espacio físico con interacciones mucho más fluidas entre los actores.

El proyecto ha terminado su primera temporada con el corto titulado Vendedor vocacional, interpretado por los estudiantes de la escuela bajo la dirección y el guion de su profesor, Francisco Cenamor. Además a los mandos de la parte técnica se encontraba Evelyn Sánchez, también actriz, quien se ha encargado del vídeo, el sonido y la introducción de este episodio. Puedes ver el episodio en el vídeo que hay sobre este artículo.

Noticias relacionadas