Cartel protesta en el CM Azorín. Foto: David Collado

Se ha aprobado la renovación del sistema de caldera del antiguo colegio Azorín (Vereda de los Estudiantes) el mismo mes que se ha aprobado comenzar los planes para su derribo.

El Ayuntamiento de Leganés ha aprobado en las últimas semanas la renovación de la caldera de varios edificios municipales. Se trata de sistemas que están muy deteriorados y necesitan ser renovados para garantizar su mejor funcionamiento en los próximos años. Sin embargo, entre la lista de calderas que se renovarán se encuentra la del Centro Municipal Azorín, el cual se derribará, según los planes del Ayuntamiento, en la próxima legislatura.

“Es como si en la Delegación de Obras la mano derecha no supiera lo que hace la mano izquierda, o tal vez sea peor y es que no haya nadie que coordine nada”, asegura Carlos Delgado, portavoz de ULEG, que ha alertado de esta circunstancia. Según afirman desde la formación, los proyectos de cambio de calderas como la demolición del Azorín se aprobaron prácticamente a la vez, en el mes de abril.

“Pareciera que lo único que preocupa es sacar determinados contratos olvidando los que llevan caducados más de un año, no actuando sobre los problemas endémicos del Consistorio como son la falta de personal, la limpieza o el control de las contratas, entre otros”. 

Cabe recordar que lo aprobado hasta ahora es la contratación para la redacción del plan de demolición y construcción del nuevo edificio, no la ejecución. Por ello, los planes para llevar a cabo las obras en el Centro Municipal Azorín podrían alargarse, como mínimo, hasta la próxima legislatura. De este modo, la caldera renovada sería disfrutada durante al menos tres años. 

Críticas al plan de modernización

Desde ULEG señalan además que el Ayuntamiento de Leganés se encuentra “retrasado” en temas de movilidad puesto que se está proyectando la transición de las calderas de gasoil a gas natural algo que “era común hace 15 o 20 años”. Así, destacan que actualmente “existen otras tecnologías en climatización más eficientes, basados en el autoconsumo, sobre todo cuando hablamos de un edificio totalmente nuevo en el caso del antiguo colegio Azorín”. 

De esta forma, el partido insta al Ayuntamiento a planificar un sistema de aerotermia o bombas de calor combinados con paneles solares en el nuevo edificio que se vaya a construir una vez derruido el centro municipal. “Esto demuestra la falta de ambición o desinterés en este y otros tantos proyectos. Otro motivo más, y ya van millones, para justificar un gobierno alternativo que rescate Leganés”.

Noticias relacionadas

None found