Historia de Leganés: Los cuarteles de Saboya, actual edificio Sabatini

A finales del siglo XVIII, Leganés celebraba el fin de la construcción del edificio Sabatini, Cuartel de las Reales Guardias Walonas, donde se guarecería el Regimiento de Infantería Mecanizada número 6, más conocido como ‘Saboya’, nombre que adoptó el propio complejo militar. En la actualidad, sus muros albergan la sede de la Universidad Carlos III en Leganés.

Publicidad

xxx

Este gran edificio castrense situado en el municipio de Leganés fue diseñado por Francisco Sabatini, teniente general del Ejército y arquitecto al servicio del rey Carlos III, que acababa de ascender al trono. La construcción de estas instalaciones militares, conocidas finalmente como edificio Sabatini, fue aprobada en 1775, con un coste de ejecución de 2,5 millones de reales, y no finalizaron hasta 1783.

Las obras para la construcción de la Fábrica del Cuartel de Reales Guardias Walonas de la Villa de Leganés estuvieron a cargo de José de Hermosilla y pronto es ocupado por diferentes batallones. Los primeros fueron los Guardias Walonas, participantes en el motín de Esquilache.

Después, durante la Guerra de la Independencia estuvo acantonado en el cuartel la División de Húsares del ejército francés. En 1833 acogió al regimiento de Infantería Princesa y más tarde a los regimientos de infantería Isabel II e Iberia. También guardias civiles y legionarios pasaron por este cuartel.

En 1939 llega el Regimiento de Infantería Motorizada de Saboya nº 6 que permanece en Leganés hasta 1991, fecha en que el edificio pasa a formar parte de las instalaciones de la Universidad Carlos III de Madrid.

Instalación de la Universidad Carlos III

En este año, la Universidad Carlos III de Madrid comenzó a diseñar un proyecto de rehabilitación del edificio que fue llevado a cabo a finales de 1993. No obstante, durante las obras se produjeron diversos derrumbes de la estructura que llevaron a los técnicos de la Comunidad de Madrid a dudar de la estabilidad de los cimientos.

Su reconstrucción fue, de hecho, objeto de polémica política por este preciso motivo ya que desde Izquierda Unida, Eduardo Cuenca denunciaba que esta situación eliminaba la posibilidad de una reconstrucción del edificio. Ramón Vals, el arquitecto encargado de las obras, aseguró sin embargo que “se respetaría el valor que tenía el antiguo cuartel, que era dar prestancia por su tamaño a una ciudad como Leganés” y negó el valor histórico y arquitectónico de lo derribado.

Las naves y talleres del acuartelamiento Saboya y de la colonia militar fueron derribados en su momento, y en su lugar se ha construido ya el primero de los pabellones donde se impartirán las titulaciones técnicas de la Carlos III. Actualmente se procede al equipamiento y amueblado de este edificio de nueva planta donde, según las previsiones, se trasladarán los alumnos en el tercer trimestre de este curso académico. Mientras, en el edificio de Sabatini las obras de remozamiento se han ralentizado. Pérez Ráez señala que “ahora las cautelas son mayores, sobre todo a raíz del primer hundimiento, donde la dirección técnica se vio sorprendida“, publicaba El País en febrero de dicho año.

 

 

 

4 Comentarios

  1. 1990: Alferez de la 3ª sección contracarro, 4ª compañía, 1er Batallón del Regimiento de Infantería Mecanizada Saboya nº 6, perteneciente a la División Acorazada Brunete.
    Un honor, servir a España y a los españoles en este regimiento. ¡Qué buenos compañeros, que aventuras, que maniobras en San Gregorio, que guardias de cuartel con los teletipos con amenazas nocturnas de atentado de ETA en cuarteles del Sur de Madrid. ¡Siempre en mi corazon! Efectivamente, ¡LOS DEL SABOYA SOMOS LA POLLA!

  2. Yo fuí del 3/89, batallón apoyo II.
    Recuerdos imborrables e irrepetibles.Vi de nuevo el viejo cuartel en el 2000.Me alegro sobremanera que no lo tirarán todo.Si llega a estar en Cataluña no queda ni una piedra de esa historia castrense.
    !LOS DEL SABOYA
    SOMOS LA POLLA!!!.

  3. Yo fui uno de los últimos saboyanos que piso ese patio, mazmorras y por supuesto los angares ya que fui mecánico, seis meses de mi vida que nunca olvidaré, por los compañeros, ciudad y la fiesta que me pegué, me sentí como en casa, Santa coloma de gramanet, un saludo y ardor guerrero

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Última hora