manifiesto leganes igualdad 8m

Leganés lee el manifiesto de la Comisión de Igualdad por el 8M ante decenas de personas

Dos representantes del Consejo Sectorial de Igualdad del Ayuntamiento de Leganés han leído el manifiesto. Tras este acto, una manifestación convocada por las organizaciones sindicales CCOO y UGT ha recorrido las calles de Leganés

Este 8 de marzo Leganés ha vuelto a levantarse una vez más en contra del machismo y a favor de la igualdad. El feminismo ha teñido de morado las principales plazas y calles con el recorrido del piquete feminista y las marchas convocadas por el Comité de Trabajadores del Ayuntamiento.

La mañana arrancaba con el piquete informativo en Zarzaquemada repartiendo octavillas con el manifiesto oficial del 8M y que posteriormente ha pasado por el CC Parquesur y centros de salud. Mientras tanto, el alcalde, Santiago Llorente, y el Comité de Trabajadores municipales leían el manifiesto a las puertas del Ayuntamiento.

Manifiesto de la Comisión de Igualdad de Leganés

Un año más las mujeres y hombres del Consejo Sectorial de Leganés nos reunimos y conmemoramos el Día Internacional de la Mujer. Nos unen: diálogo, negociación y consenso. Tras estas tres sencillas palabras, que suponen un deseo compartido en nuestra sociedad, nos acercamos a una nueva realidad en el panorama nacional marcada por dos hechos fundamentales: la sensación generalizada de que estamos comenzando a superar una larga crisis económica y la certeza de que la división de nuestra sociedad, reflejada en una amplia miríada de partidos con representación parlamentaria, está imposibilitando que la necesaria recuperación nos alcance por igual a todas y todos. Sí, se producen algunos avances.

En la esfera local, la reciente aprobación del plan de igualdad para la plantilla del Ayuntamiento de Leganés y el comienzo de los trabajos de la Comisión Redactora del IV Plan de Igualdad municipal son una muestra de dicha voluntad de diálogo, negociación y consenso puesta en práctica y la superación de las diferencias.

En la esfera judicial, el Tribunal Supremo acaba de fijar por sentencia que “los actos de violencia que ejerce el hombre sobre la mujer en una relación afectiva de pareja son actos de poder y superioridad con independencia de cuál sea la motivación o la intencionalidad, constituyendo un delito de violencia de género”. No son todo luces, sin embargo. Así, las estadísticas muestran tanto una desigual reincorporación de la mujer al mercado de trabajo como la permanencia de una significativa brecha salarial. Asistimos pues esperanzadas, pero vigilantes.

No podemos permitir la reiteración de las desigualdades enquistadas en el corazón de nuestra economía, a todos los niveles. Desigualdades que se traducen, más allá de la discriminación salarial, en segregación ocupacional, peores condiciones de trabajo, mayor precariedad, la carencia de medidas favorecedoras de la conciliación e impulsoras de la corresponsabilidad, la ausencia de un sistema de protección igualitario o la falta de reconocimiento tanto del trabajo remunerado como del no remunerado. Para todo ello, solicitamos diálogo y consenso; es la hora de demostrar que, mas allá de los intereses partidarios, están los intereses comunes a todas, y a estos hay que situarlos en primer plano de la negociación.

Las causas de la brecha salarial son de sobra conocidas: una mayor precariedad laboral, una clara discriminación en los procesos de selección y promoción personal de las mujeres, una rancia diferenciación de empleos y sectores por sexo, la eterna minusvaloración de nuestro trabajo y capacidades, la escasa presencia de la que disfrutamos en puestos de liderazgo y alto nivel, una arcaica conservación de las tradiciones y roles de género y una enorme dificultad en la conciliación de la vida familiar y laboral.

Sí, hemos sido capaces de identificar el fenómeno, e incorporar al lenguaje común las expresiones “techo de cristal”, “suelo pegajoso” y “perspectiva de género”. Nos hemos dotado de una retórica más rica, pero ese sólo es el primer paso: identificar el problema. ¡No basta con reconocer la situación y, a continuación, mirar para otro lado! ¡Ya está bien de permitir que acoten nuestra presencia en las juntas, comités y consejos de administración en empresas, clubes deportivos, asociaciones, sindicatos o partidos! ¡Basta ya a que cercenen nuestras posibilidades de acceder a ámbitos hasta ahora alejados de las ocupaciones tradicionales, impidiéndonos conseguir tanto unas condiciones laborales mínimamente dignas como ese reconocimiento por nuestra labor del que somos acreedoras!

Hemos pues de exigir que en la negociación que se haga efectiva a través de las mesas de diálogo social, avancemos en unos consensos que hagan realidad no sólo la recuperación de los derechos (pues muchas nunca los obtuvimos) sino también la adquisición de aquellos que son de justicia social. Tampoco podemos olvidar en esta conmemoración nuestra reiterada condena a la violencia machista, ya se manifieste en agresiones sexuales o acoso por razón de sexo u otras formas de violencia, en el hogar, la calle o el trabajo. Por ello condenamos igualmente la violencia que se manifiesta a través de la cosificación de la mujer mediante los intentos de legalizar los vientres de alquiler o la infamia de esconder pretendidas oportunidades laborales en una regulación legal que posibilite la trata de mujeres.

Por todo ello, desde el Consejo Sectorial de Igualdad del Ayuntamiento de Leganés, solicitamos:

  • · La participación activa de todas y todos en las movilizaciones que tendrán lugar este 8 de marzo.
  • · La aplicación legal de la exigencia de planes de igualdad a empresas de menos de 250 trabajadores.
  • · La adopción de medidas de acción positiva que eliminen la discriminación y la desigualdad en el empleo y garanticen la adecuada protección social y el refuerzo de los instrumentos y recursos de vigilancia, control y sanción de la Autoridad Laboral que aseguren su cumplimiento.
  • · La aprobación de una Ley de Igualdad salarial que acabe con la brecha salarial.
  • · La exigencia de representación paritaria en los órganos de representación y decisión en las esferas social, económica y política.
  • · Una decidida acción gubernamental y europea ante las mujeres y niñas migrantes víctimas de abusos y violaciones. Nuestro compromiso está con la lucha de las Mujeres y con las Organizaciones y Asociaciones de Mujeres, reconociendo y apoyando el papel fundamental que tenemos en la sociedad, así como el trabajo que venimos desarrollando en nuestro Municipio.
208 views
Ads

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cool good eh love2 cute confused notgood numb disgusting fail