La vivienda, un derecho humano vulnerado por la crisis del COVID-19

El 93,4% de las personas atendidas por Cáritas Diocesana de Getafe en vivienda, se encuentra en régimen de alquiler. 

Publicidad

xxx

Cáritas Diocesana de Getafe ha participado en un exhaustivo estudio a nivel nacional sobre el primer impacto de la pandemia del COVID-19 en las familias que acompaña Cáritas. Un documento que ha sido enviado a Naciones Unidas, y que ha significado un importante aporte en su informe especial sobre la pandemia, tanto en la relatoría de extrema pobreza y derechos humanos, como para la relatoría de especial de vivienda adecuada. En este análisis se muestra cómo, una vez más, la crisis ha empeorado la vida de forma más rápida de los más frágiles, y en la mayoría de los casos se hundían al perder el empleo que realizaban.

Más de 700.000 personas acompañadas por Cáritas, residen en hogares que no disponen de dinero para pagar la vivienda ni los suministros, y de hecho una de cada cuatro familias (24%) puede verse obligada a tener que abandonar su vivienda, ya sea por desahucio o por tener que buscar una vivienda con costes aún más reducidos.

Un derecho también violado en el sur de la Comunidad de Madrid

A la luz del informe realizado por Cáritas Española, la diocesana de Getafe ha hecho un análisis, tomando una muestra de familias que han demandado ayudas a la vivienda. Los datos van en consonancia con informe nacional. Mientras a nivel nacional se muestra como un 66% de los hogares acompañados por Cáritas, vive en régimen de alquiler; en el sur de la Comunidad de Madrid nuestro estudio ha elevado este porcentaje hasta el 93,4%, encontrándose la mayor parte de las personas en situación de subarriendo (habitaciones alquiladas). Un dato alarmante, ya que, según el Instituto Nacional de Estadística a 1 de enero de 2019, para el conjunto del país el alquiler supone poco más del 17% del total de hogares.

De estas familias que se han analizado, en el 64,5% de los casos hay menores o personas con discapacidad a su cargo. En estos meses de pandemia, las diferentes Cáritas Parroquiales de nuestra diocesana, han destinado el 46,34% a ayudas entorno a la vivienda, superando ya el importe invertido en 2019. El 93,98% de los gastos han sido para el pago del alquiler o de la hipoteca. La mayoría de casos atendidos son en poblaciones de más de 100.000 habitantes Al inicio del impacto de la segunda ola del COVID-19 en la Comunidad de Madrid, varios de los municipios que fueron connados con mayor incidencia de contagio fueron localidades atendidas por Cáritas Diocesana de Getafe.

Este hecho, podría estar relacionado con que el 90% de los hogares en situación de exclusión residencial (de la muestra seleccionada) viven en municipios de la zona sur de la Comunidad de Madrid con más de 100.000 habitantes. Casas mayoritariamente con subarriendos, en los que se encuentras varias familias hacinadas en espacios muy pequeños y en los que, por tanto, aumenta el riesgo de contagio.

El impacto en los ingresos

Según el informe de Cáritas Española, a nivel nacional, el descenso de los ingresos en los hogares acompañados por la organización ha sido de tal magnitud, que ha provocado que tres de cada diez hogares no perciban ni un solo euro. En la muestra analizada por Cáritas Diocesana de Getafe, el 64,5% de los hogares en situación de exclusión residencial no dispone de ningún ingreso económico. Solo el 19,35% proceden de Pensiones Mínimas o Prestaciones Sociales (Renta Mínima de Inserción, desempleo, pensión no contributiva); y el 16,12% viene de un salario laboral.

A nivel nacional, esta falta de ingresos ha mostrado que un 50,2%, de las familias atendidas, hayan tenido que reducir los gastos de alimentación y en consecuencia no llevar una dieta adecuada. Se ha llegado al extremo de que un 20,2% ha dejado de comprar los medicamentos que necesita.

Nuevo servicio de Asesoría Jurídica en Cáritas Diocesana de Getafe

Desde finales del mes de septiembre, Cáritas Diocesana de Getafe dispone de un nuevo servicio que presta información y/o asesoría jurídica en todas las temáticas relativas a
situaciones de las personas que acompaña. Es llamativo, que solo en los dos meses que lleva en marcha este nuevo recurso, el 80% de las solicitudes han sido de temas relacionados con la vivienda, tales como desahucios, contratos de alquiler, expulsión de subarriendos o impagos en suministros, entre otros.

Para Enrique Carrero, director de Cáritas Diocesana de Getafe tanto el estudio de Cáritas a nivel nacional, como la muestra escogida en la diocesana, muestran que la vivienda “al ser un derecho humano básico queremos hacer un llamamiento a la población y a los poderes públicos, para que se ponga en marcha una estrategia nacional y regional de la vivienda, con políticas públicas en materia de alquiler y un parque de vivienda social que faciliten el acceso a este derecho fundamental a la población en situación de vulnerabilidad y/o exclusión social. Esto se ha vuelto aún más urgente ante una situación de pandemia como la que estamos viviendo con el coronavirus.

Cáritas Diocesana de Getafe, y por tanto la Iglesia, en estos meses, a pesar de las restricciones, no ha dejado de estar al lado de los más vulnerables. De aquellos que sentían inseguridad y veían peligrar su vivienda. Hemos caminado a su lado y les hemos apoyado con ayudas económicas para el pago de alquileres y suministros, con asesoramiento jurídico, con tramitaciones de ayudas gubernamentales, dando kits de limpieza y comida a personas que viven en viviendas inadecuadas, y buscando espacios habitacionales a personas que debían abandonar su lugar de residencia. Como dice nuestro slogan de la campaña de Navidad, los voluntarios, sacerdotes y equipo de Cáritas ha estado más cerca que nunca de aquellos que veían vulnerado su derecho a una vivienda digna”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Última hora