Jornada reivindicativa en el CEIP Víctor Pradera. Foto: Aroa Díaz

Las familias del CEIP Víctor Pradera de Leganés reclaman a la Comunidad de Madrid que no cierre una de sus aulas de 3 años para el próximo curso

El periodo de escolarización comenzó con una gran polémica. La Comunidad de Madrid, de forma unilateral y sin ningún aviso previo a ninguno de los centros, redujo la oferta formativa en infantil de seis centros de Leganés. Una noticia de la que los directores de los centros alertaron cuando fueron conscientes a través del programa de escolarización.

Tras dos meses de lucha junto a la FAPA Giner de los Ríos y los sindicatos CC.OO y UGT, la Comunidad de Madrid ha dado marcha atrás en sus planes para tres de los colegios de Leganés. Entre ellos se encuentra el CEIP Pío Baroja, único centro de la ciudad asociado al programa British Council que han registrado 20 solicitudes que se hubieran quedado sin plaza: “si lo eliminan, las familias que quieran ese servicio se verán obligadas a ir a otros municipios”, aseguran desde la FAPA.

Sin embargo, sigue habiendo otras tres aulas en peligro, entre ellas, el aula de 3 años del CEIP Víctor Pradera que, como el resto de centros, volverá a tener a 25 alumnos por aula eliminando las limitaciones impuestas por el COVID en este curso. Por ello, el AMPA ha organizado una jornada lúdica de reivindicación en el patio del centro.

“No nos quiten lo que ya teníamos”

El colegio cuenta con un proyecto propio de inglés y aula TGD, por lo que para la FAPA, este cierre de aulas “es totalmente injusto”. “La gente elige el Víctor Pradera no solo por su proyecto educativo sino también por lo social, porque somos un AMPA muy participativo”, explica Juanjo Montero, presidente del AMPA del Víctor Pradera. 

Jornada reivindicativa en el CEIP Víctor Pradera. Foto: Aroa Díaz

“No decimos de aumentar las aulas, que sería lo mejor incluso porque este año se está viendo que con una ratio inferior, la calidad educativa es mucho mejor, pero apostamos por lo menos que no perdamos lo que teníamos”, señala Montero, quien apunta a que esto es una reivindicación que une a familias y dirección. 

En este sentido, el Consejo Escolar ha reclamado a la DAT por escrito que dé marcha atrás en el cierre de este aula para el que ya hay 9 solicitudes, sin embargo la Comunidad les ha advertido que “lo tiene que pedir la dirección del centro, dándose la circunstancia de que los escritos venían firmados por ella”. “En las anteriores elecciones se primaba por elegir libertad, y en este caso no, porque no hay libertad de elección de centro”.

Noticias relacionadas