Fútbol | El Leganés naufraga bajo la tormenta (0-3)

0

El Lega cayó derrotado un día más, sigue sin conocer lo que es puntuar y además lo ha hecho con la peor imagen en lo que va de Liga. Los pepineros se encontraron con un Villarreal superior y que resolvió en la primera parte a través de Gerard Moreno y Silva en propia puerta. El delantero del Villarreal firmó el doblete en en último minuto.

Se esperaba hoy en Leganés un encuentro épico, una lucha encarnizada en medio de la tormenta entre un Lega que quería puntuar al fin ante su afición y un Villarreal que quería ganar por vez primera esta temporada. Sin embargo, al Lega se le atragantó tanta agua y en casi ningún momento aportó razones de peso que justificaran un resultado mejor.

Pellegrino había avisado en el día de ayer que estaba pensando en posibles modificaciones para intentar frenar el potencial del Villarreal. Y los cambios finalmente se materializaron con un nuevo planteamiento, por medio de un 4-4-2, y también en forma de caras nuevas: Awaziem se estrenaba en Liga y Arnaiz era el principal beneficiario de la incorporación de un nuevo mediocampista al esquema.

Igual que ocurrió en el Villamarín, el Lega salió al campo cediendo el balón al equipo rival, consciente de la gran calidad que atesoran los amarillos. Pero esta vez el equipo no se acomodó en la seguridad de las inmediaciones de su propia área, sino que dio muestras desde el inicio de una mayor ambición atacante a través de rápidas transiciones ofensivas.

El Villarreal celebra sus goles ante la mirada de los jugadores del Lega. Foto: CD Leganés

No en vano, los primeros acercamientos estuvieron en los pies de los locales: un disparo de Arnaiz desde la frontal del área y un chut lejano de Óscar Rodríguez, tiros que sirvieron poco más que para probar a Asenjo. Pero la más clara la tuvo Bacca en el 20’. El delantero se plantó solo ante Soriano después de un pase perfecto de Gerard Moreno, pero entre la rápida intervención de Awaziem y el exceso de confianza de Bacca, se le acabó haciendo de noche al colombiano.

El Lega, mientras tanto, seguía dando mucha guerra a la contra. Braithwaite y En-Nesyri comandaron un contraataque que acabó en los pies de Óscar dentro del área, y que obligó a una gran reacción de Asenjo. En cualquier caso, es posible que de haber acabado dentro, el gol se hubiese invalidado por fuera de juego

El Villarreal impone su ley

Fue en los mejores momentos del Leganés cuando se impuso la calidad de los amarillos. Y si decimos calidad hablamos de Santi Cazorla. El asturiano consiguió filtrar por alto y al primer toque un fantástico balón a Gerard Moreno, que resolvió con clase poniéndola a la escuadra. Awaziem, quien estaba firmando un buen partido hasta la fecha, se equivocó en esta ocasión olvidándose de tirar el fuera de juego y dejando tiempo a Gerard para finalizar.

El gol hizo mucho daño a un Leganés que durante los primeros 25 minutos había sido mejor. El Villarreal creaba mucho peligro por las bandas, pero también por dentro con Cazorla y Anguissa, de modo que por momentos sus acometidas resultaban simplemente irrefrenables. Soriano salvó con una gran parada un potente cabezazo de Bacca, pero nada pudo hacer en la siguiente ocasión. 

Contenidos relacionados

Moi Gómez cedió el esférico a Quintillà, que se había desdoblado por la línea de fondo. Su centro, raso y fuerte, tocó en Bacca y finalmente en Jonathan Silva antes de besar las redes. Corría el minuto 39 y el Leganés se había quedado helado bajo el chaparrón amarillo.

Awaziem desbarata la ocasión de Bacca. Fuente: LaLiga.

Pocos cambios tras el descanso

Pellegrino quiso reaccionar pronto con la sustitución de En-Nesyri por Carrillo. El plan estaba claro: intentar hacer por alto lo que no se había podido por raso en la primera parte. Pero, aunque en los primeros minutos el Lega dio muestras de peligro por medio de centros laterales y el balón parado, lo cierto es que el Villarreal no se encontró con muchos problemas.

Más bien al contrario. Poco a poco los castellonenses volvían a recuperar el control del juego, y con ello conseguían que sucediese justo lo que querían: absolutamente nada. El Leganés, plano e inoperante, no asustó en ningún momento al guardameta rival.

Ni siquiera habría arreón final, como sí ocurriera ante Osasuna o Betis. El encuentro concluiría además con otro gol de Gerard Moreno, al final, después de rebotar de forma desgraciada en un defensa. La afición abandonó Butarque no solo con la amarga sensación de seguir sin puntuar, sino con la decepción de haber presenciado un paso atrás del equipo con respecto a anteriores partidos. Así lo hizo saber, con los primeros pitos escuchados esta temporada.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí