Fútbol | El Leganés mantiene su pulso con la RFEF: pedirá impugnación del partido

0

El club ha dicho «basta» y exigirá la impugnación del partido ante el Levante. El error de Munuera Montero ha sido la gota que ha colmado el vaso de un club que siente haber recibido un trato injusto.

Pese que algunos pensaban que acabaría echándose atrás, el Leganés ha decidido seguir adelante en su pugna con la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), y solicitará la impugnación del partido contra el Levante. Así lo ha dado a conocer el club con un comunicado que ha emitido esta misma tarde.

Cronología de un desencuentro

A primera hora de la tarde del sábado, Victoria Pavón, presidenta del Club Deportivo Leganés, comparecía ante los medios para pedir la repetición del partido ante el Levante desde el minuto 44. En ese minuto, Munuera Montero señalaba un penalti en contra en por falta de Siovas, una falta que sin embargo se produjo claramente fuera del área.

«En el partido han pasado cosas muy graves, como pitarnos un penati que era fuera del área«, declaraba la presidenta del club. Además, la dirigente señaló otro fallo del VAR, en este caso de comunicación: «Sabemos que el sistema no estaba funcionando bien por nuestro delegado y otras fuentes que no queremos desvelar. Iba y venía, entonces no nos sentimos que estábamos compitiendo en igualdad de condiciones que el resto de equipos».

Las imágenes del cuarto árbitro hablando por teléfono móvil resultaban reveladoras mostrando que sí había habido un problema, pero la RFEF aseguró horas después que «no hubo ningún problema técnico en el VAR en la mencionada jugada que se produjo en el minuto 44 de dicho encuentro oficial». Y para ello, puso a disposición del Leganés los audios registrados entre los árbitros del campo y la sala de videoarbitraje, denominada como «sala VOR».

Contenidos relacionados

El último capítulo lo hemos vivido hoy, con el comunicado del Leganés. En él, el club reconoce que efectivamente no existió dicho problema de comunicación, pese a lo cual solicitará la impugnación del partido al Comité de Competición de la Real Federación Española de Fútbol en las próximas horas.

El motivo es que el Leganés entiende que no se siguió el protocolo VAR. El primer paso del protocolo, que no se habría seguido, es comprobar si la falta ocurrió fuera del área o no. Sin embargo, lo que se habría hecho es ir directamente al paso siguiente, es decir, señalar si fue o no fue falta.

El Leganés también ha dicho en su escrito que «aportará jurisprudencia previa basada en resoluciones favorables tanto de la FIFA como de la UEFA, en las que por errores técnicos arbitrales de aplicación errónea de la normativa de juego vigente se ha dado lugar a la repetición del partido». También se ha querido recalcar que el Leganés no duda acerca de la integridad arbitral ni de la competición.

Llueve sobre mojado

La cuestión de fondo que subyace tras la postura del Leganés no es solo la injusticia arbitral ante el Levante. Los pepineros ya vivieron arbitrajes muy polémicos ante Osasuna o Athletic, pero en Valencia se superaron todos los límites con otro penalti en contra por una falta que tuvo lugar fuera del área.

La principal excusa a la que se suele acoger el colectivo arbitral, esto es, la de ser jugadas que puedan ser objeto de interpretación, no tiene cabida en dos «penaltis» en los que no existía interpretación posible a la que acogerse. Pellegrino lo dejó bien claro hace unas semanas: «los errores arbitrales son mucho más justificables antes del VAR que ahora«. Unos errores, que, a un equipo como el Leganés, pueden condenarle al descenso.

Aunque las posibilidades de que la demanda del Leganés llegue a buen puerto son escasas, la de hoy constituye la mayor ofensiva contra la actuación del videoarbitraje desde que este se implantara en la pasada temporada en la liga española.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí