Los templos de Leganés reabrirán bajo estrictas medidas de seguridad en lo relativo a la higiene y el límite de aforo en estos centros. Se pide a los grupos de riesgo que no acudan.

Actualización

La Diócesis de Getafe ya ha marcado su particular plan de desescalada atendiendo a las medidas estatales y a las normas de la Conferencia Episcopal. Los templos reabrirán el lunes 11 de mayo con un límite de aforo del 30% mientras dure la fase 0 decretada por el Gobierno Central. El levantamiento de las restricciones irá de la mano paralelamente a las decisiones gubernamentales.

Leganés ultima los preparativos para retomar los actos de culto en unas condiciones nunca vistas a causa de la pandemia del coronavirus. Tal y como ha trasladado la Diócesis de Getafe, responsable de los centros cristianos de culto en suelo leganense, el retorno se llevará a cabo bajo estrictas medidas de seguridad que buscan garantizar la seguridad de sacerdotes y fieles ante todo.

La limitación más evidente será en lo relativo a la capacidad de las iglesias. El aforo máximo quedará reducido al 30% de las salas mientras dure la fase 0 de desescalada, estando prevista también una subida al 50% de público una vez se apruebe el paso a la siguiente fase.

Related Posts

En este periodo de regreso a la nueva normalidad, la Iglesia recomienda a las personas que formen parte de los grupos sociales de riesgo que eviten acudir presencialmente a la celebración de la Eucaristía y otro tipo de congregaciones. También incide en la necesidad extrema de responsabilidad para no asistir bajo ningún concepto si se presentan síntomas compatibles con la COVID-19.

Todos los actos estarán rodeados antes, durante y después por medidas básicas de higiene en lo relativo al lavado insistente de manos y la desinfección de asientos y otras estancias con materiales que no dañen el patrimonio. Entre las nuevas recomendaciones, se encuentra contar con equipos de voluntarios que se encarguen de regular los accesos y las distancias de seguridad o provisiones de geles desinfectantes.

La Comunión reaparece en mayo

El reparto de la Comunión llega a tiempo para mayo, temporada por antonomasia de estas celebraciones religiosas. Su distribución, sin embargo, también está suscrita a normas extraordinarias en pos de la salud. Los sacerdotes deberán lavarse las manos justo antes y tratar de evitar contacto físico con los feligreses, instando de nuevo a lavarse de inmediato si resultara imposible esquivarlo. Los coros, en caso de que los hubiere, deberán permanecer a una distancia mínima de tres metros entre sus miembros.