Opinion'Leganés frena a la extrema derecha desde la derecha'; Lito Lizana

‘Leganés frena a la extrema derecha desde la derecha’; Lito Lizana

Espacio publicitario

Tras pasar 24 horas de unas elecciones autonómicas frenéticas marcadas más por viejas disputas “guerracivilisticas” que por las ideas y proyectos de mejora para la región, las primeras elecciones con Covid han servido para determinar el poderío de la vieja guardia en bandera de la libertad.

La Comunidad de Madrid y sus habitantes han ratificado su apoyo en las urnas a Diaz-Ayuso de forma arrolladora, convertida ya en la nueva Margaret Tatcher madrileña contra con las políticas “sanchistas” del gobierno y como “lideresa” de la oposición desde Madrid.

- Publicidad -

Dicho apoyo ha supuesto la determinación de cambio debido al agotamiento social ante unas políticas “poco eficaces” contra la pandemia. Una pandemia que ha desacelerado el crecimiento económico y el empobreciendo a la sociedad española debido a una limitaciones “poco eficaces” contra la misma.

Esta forma de hacer oposición al gobierno desde fuera del Congreso ha supuesto que la imagen de Isabel Diaz-Ayuso se fortalezca, no solo a nivel social, sino a nivel político, casi alcanzando la mayoría absoluta en la Asamblea de Madrid. Una tendencia que ha ocasionado que los feudos del bloque progresista de la Comunidad de Madrid caigan en su propio peso ante la desunión de la izquierda, una oposición socialista inexistente durante el auge de la crisis sanitaria y el deterioro del liderazgo de los mismo a excepción de Monica Garcia de Mas Madrid.

Leganés, de “progresista” a “liberal conservador” en una noche

Leganés, como parte de ese “cinturón rojo”, no ha sido menos, y es que si un feudo como Vallecas puede caer, lo pueden hacer todos, y el “cinturon rojo” cayó como parte de la sorpresa de la noche electoral del 4M, llevando a Ayuso a conquistar “a 10 cañones por banda y viento en popa a toda vela” todo el sur de Madrid.

En las elecciones de 2019, Leganés se teñía de rojo, como de costumbre, resistiendo solo dos zonas de Leganés cercanas al Hospital Psiquiátrico al cual aldea gala, pero ahora, ese mapa rojo se ha convertido en azul resistiendo algunas zonas de San Nicasio, del centro de Leganés y Zarzaquemada confirmando lo inevitable, Leganés ya no es socialista, es del partido popular al 35%.

Un porcentaje elevadísimo a causa de la gran participación, y sobretodo al reflejo del “trabajo socialista” en lo local, a un Gabilondo limitado desde el PSOE Central, ocasionando la mayor “ostia” de los socialistas en la región junto a un mensaje enraizado en la sociedad, “el voto útil”.

Y es que estas elecciones, como expresan algunos, no es “el fin de la nueva política”, sino una nueva confirmación de los viejos roles políticos ocasionados en cierta parte por el mensaje de la izquierda, el de frenar a la extrema derecha pero lo que no sabían es que los votantes han frenado a la derecha desde la derecha, y no desde la izquierda, reflejando esa casi mayoría absoluta del “ayusismo” en las urnas.

Debemos esperar a las nuevas municipales y ver si ese cambio es real y se produce ese cambio político dentro del eje tradicional izquierda-derecha pero hay algo que nos dejará estas elecciones, nada es seguro y que la política, como en la vida ”es como una caja de bombones, nunca sabes lo que te va a tocar”.

Related Posts

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí