Foto: @Paty_patrosca

Los dueños del piso fueron sancionados por la Policía, que acudieron al lugar tras ser alertados por los vecinos en varias ocasiones

Un piso de Leganés se convirtió en el escenario de una fiesta ilegal. Comenzaba la madrugada cuando la música alta que salía de uno de los pisos de la calle Moraña continuaba a alto volumen. Con las ventas abiertas debido al calor, los vecinos de los alrededores podían escuchar incluso cantar a los integrantes de la fiesta. “Hoy tenemos concierto”, bromeaba una vecina que denunciaba la situación en redes sociales.

La fiesta continuaba pasada la 1 de la madrugada, momento en el que esta vecina veía cómo continuaba subiendo gente al piso del que salía la música. En ese momento, se realizaron varias llamadas al 092, es decir, la Policía Local, quienes no contaban con efectivos suficientes para acudir al aviso. Así, la música continuó una hora más saliendo del piso.

Finalmente, pasadas las 2 de la mañana llegaron los efectivos de Policía para sancionar a los dueños del piso por la música alta. Y es que solo están permitidos de 40dB a 55 dB por la noche, un umbral que los vecinos pueden detectar rápidamente, y más en verano con todas las ventanas abiertas.

Las grandes restricciones causadas por el avance de la COVID han causado que las fiestas se trasladen a los pisos y a los entornos al aire libre. De este modo, al igual que ocurrió en este casa, son muchos los vecinos que denuncian botellones en parkings y parques. Fiestas, que además de impedir el descanso de los vecinos, dejan restos que se comprueban a la mañana siguiente.

Noticias relacionadas