virgen de guadalupe
Ofrenda floral a la Virgen de Guadalupe. Foto: Amanda Silva

La COVID ha marcado el programa de eventos por el Día de Extremadura en Leganés. Por primera vez la Virgen de Guadalupe ha presidido la muestra de folklore en el Teatro Egaleo

La Casa de Extremadura ha celebrado este sábado la 40º edición del Día de Extremadura. Un festejo que se ha realizado cada año desde la creación de esta casa regional en 1980. Además de por el mágico número, por estar marcado por la COVID, que ha provocado un cambio en los tradicionales actos.

Así, la jornada cambiaba la tradicional procesión matutina por una misa extremeña en el recinto de la sede presidido por la imagen de la Virgen de Guadalupe. Una tradicional misa con la participación del grupo de Coros y Danzas Villa de Leganés. Allí se han dado cita decenas de miembros de la casa así como las hermandades de la Virgen de Butarque y San Nicasio, y las casas regionales de Salamanca, Andalucía y Castilla la Mancha.

El homenaje finalizaba con una ofrenda floral por parte de todas las entidades responsables. Tras ello, tenía lugar un tradicional reparto de migas entre los integrantes de la Casa regional.

Por primera vez, en la tarde, los tradicionales festejos y muestras de baile popular no se hacían en el Recinto Ferial. Estos se han trasladado a otro recinto, el Teatro Egaleo, para cumplir los protocolos por la COVID, siendo la primera vez que la ‘morenita’ pisaba el recinto. Un cambio que ha facilitado el control de aforo y el cumplimiento de la distancia social.

Una atípica muestra del folklore

Concha Gómez, actriz y directora de teatro, era la encargada de arrancar la gala. “Bienvenidos a la fiesta de todos”, anunciaba minutos antes de que la Virgen de Guadalupe llegara al recinto a hombros sonando el himno de España -con algunos problemas de sonido-. La imagen presidió todo el evento desde el foso del escenario con la ofrenda de flores recibida en la mañana. Tras ello, se guardó un minuto de silencio por los que ya no están.

El actual presidente de la Casa de Extremadura, José Santano Pérez, destacaba que este cambio había provocado un momento emotivo para todos. “Nos ha tocado vivir una etapa complicada en la que combatir a este fatídico virus que llegó hace ya 18 meses”, destacaba. Además, Pérez ha remarcado que esta casa se creó con un objetivo claro que se ha cumplido: “Educar, enseñar y transmitir a nuestros hijos todo lo relacionado con nuestra tierra”.

En el acto estaban presentes el alcalde, Santiago Llorente, el primer teniente de alcalde, Enrique Morago, y representantes del PP, ULEG y Unidas Podemos. En su intervención, Llorente ha querido felicitar a la casa regional por “estos 40 magníficos años de trabajo en Leganés”. Además, destacó el trabajo para mantener vivas las tradiciones extremeñas y hacerlas llegar a Leganés: “Es una alegría ver cómo habéis conseguido que nadie se desenganche y que participe gente joven”.

Marcelo Recio, profesor emérito del CEIP Jacinto de Benavente y ex miembro de la casa regional, era el pregonero de este año. “Decía un amigo, que fue presidente, que llegaríamos a la quinta generación, ya vamos por la cuarta. Aunque diferentes ramas, todos tenemos la misma raíz, nuestra querida Extremadura”, aseguraba.

Acto seguido, recibía una placa en agradecimiento a sus servicios. Tras ello, el grupo de Coros y Danzas Villa de Leganés deleitó al público con una muestra de bailes tradicionales que enamoró a los presentes.

Noticias relacionadas