La Policía Nacional requisó cuatro machetes y varias armas blancas que despertaron el caos a las nueve de la noche. De madrugada, tuvieron que intervenir.

El pánico se despertó en la tarde de ayer en el Recinto Ferial. Alrededor de las 21.30h, un nutrido grupo de jóvenes comenzó a gritar y correr en las inmediaciones de la atracción de los coches de choque. El motivo: una pelea entre jóvenes cercana a la atracción donde se encontraban armas blancas de gran tamaño. El miedo se desató haciendo que los asistentes al primer día de la feria huyeran por las diferentes salidas habilitadas. “Tengo miedo”, escribían los más jóvenes a sus madres por WhatsApp.

Las carreras temiendo lo peor despertaron el caos. El pasillo se volvió una ratonera. “Yo he visto una multitud de jóvenes huir corriendo a las 9 más o menos iban corriendo de la zona de las atracciones a la salida principal, algo ha pasado pero yo solamente he visto la estampida”, escribía un usuario de redes sociales. Los asistentes saltaban las vallas como podían dejando atrás a los jóvenes armados.

En ese momento, los efectivos de Policía Local acudieron al lugar para controlar las carreras, mientras que la Policía Nacional intervino. Según fuentes policiales, los machetes se encontraban escondidos en la atracción de los coches de choque. Las armas fueron confiscadas en el momento. Previsiblemente, los machetes podrían haber sido utilizados para peleas entre bandas posteriores.

Y es que, desde horas antes, las redes sociales ardían con un aviso de la banda de los Trinitarios. “Vamos a volver otra vez a las fiestas a ver de qué sois capaces. Y no vamos a ir ni diez ni doce, vamos a ir cincuenta, y todos los que vamos a ir vamos a matar a todos los que estáis allí”, aseguraba en un vídeo. Fuentes confirman que Policía Nacional ya era conocedora de este vídeo, puesto que se trata de una grabación antigua modificada, y conocían también que estaba circulando por lo que estaban atentos a cualquier movimiento.

Estos movimientos tuvieron lugar por la noche. Después de varios altercados en la red de Metro alrededor de medianoche que obligaron a cerrar una de las salidas para controlar mejor la afluencia, la Policía tuvo que actuar fuertemente de madrugada. Tras el Supermarchón, varias grupos, procedentes de diferentes bandas latinas, protagonizaron enfrentamientos en los alrededores de La Cubierta y el recinto ferial. No obstante, en el interior de la plaza de toros se encontraba “todo tranquilo”.

Las peleas se sucedieron desde las 5 de la mañana, momento en el que se vio obligada a intervenir la Unidad de Intervención Policial. Ataviados con cascos, porras y escudos, tuvieron que cargar para disolver la concentración. En estos altercados, según fuentes policiales, hubo cuatro detenidos por lanzar botellas a los agentes. Los enfrentamientos se saldaron con varios heridos que fueron atendidos por los servicios de emergencia y Protección Civil allí presentes, así como la Policía Local. Los apenas cuatro efectivos que se encontraban en el recinto pudieron atender a un joven con la nariz rota hasta la llegada de sus padres.

Noticias relacionadas