Ale Galán y Juan Lebrón celebran su triunfo en el 'Vuelve a Madrid Open' | Foto: World Padel Tour

Dos torneos después del regreso del World Padel Tour, el leganense Ale Galán y el portuense Juan Lebrón todavía no saben lo que es perder juntos tras el estado de alarma. La pareja suma dos títulos de dos en el Madrid Arena este julio.

La cuarentena ha sentado mejor a unos deportistas que a otros. Ale Galán y Juan Lebrón, sin lugar a dudas, forman parte del grupo que ha vuelto a la competición con paso imponente. La conexión entre el de Leganés y el de El Puerto de Santa María fluye como nunca y este fin de semana ha firmado su segundo título, además de manera consecutiva. Los argentinos Agustín Tapia y Fernando Belasteguín fueron en esta ocasión sus víctimas (4-6, 6-1, 6-4) en la gran final que redondeó un mes de julio invictos en el World Padel Tour.

El Madrid Arena fue de nuevo el escenario que presenció el casi imparable estado de forma de la dupla española. Galán y Lebrón dominaron con puño de hierro desde el día uno y se plantaron en la final sin haber cedido un solo ‘set’ en todo el torneo. En las semifinales ante Sánchez-Díaz bien podría decirse que ni se despeinaron (6-1, 6-2).

Sin embargo, el cierre a un torneo casi perfecto tuvo lugar contra unos rivales que sí les obligaron a exprimirse al máximo. Tapia-Belasteguín tomaron el relevo a Lima-Navarro (contrincantes en las otras dos finales de la temporada) y por momentos creyeron en su campanada. Ya en la primera manga, los argentinos enterraron la gran estadística de imbatibilidad y obligaron a firmar una remontada para traer un nuevo éxito a Leganés.

Related Posts

Este primer revés recibió una respuesta colosal, un golpe sobre la mesa a base de intensidad. Con una marcha más, Galán-Lebrón pasaron por encima de los aspirantes a acabar con su racha. El resultado se plasmó con un 3-0 inmediato que emprendió la carrera final por el título. Minutos más tarde, la contienda volvía a estar igualada con un contundente 6-1 en el segundo ‘set’.

Todo o nada para el tercer tiempo. El juego arrollador del madrileño y el gaditano mitigó sus efectos en un tramo definitivo en el que un único ‘break’ terminó de decantar el campeonato. La rotura de saque cayó de su lado en unos compases de máxima tensión en los que la ventaja pudo protegerse hasta la última pelota. Dos torneos post-confinamiento en la capital y dos conquistas con un toque de sabor pepinero, por lo que las oposiciones al número uno del ránking mundial se ponen serias. La siguiente cita volverá a ser en el Madrid Arena en el Adeslas Open que arranca el 2 de agosto.