Carlos Delgado en rueda de prensa. Foto: Aroa Díaz

Tras la ruptura entre PSOE y Leganemos, la sombra de una posible moción de censura vuelve a cubrir el Pleno de Leganés con una difícil aritmética

Carlos Delgado, portavoz del partido de la oposición, ULEG, ha tendido la mano en la segunda jornada del debate del estado de la ciudad para “negociar” un nuevo Gobierno local formado por el resto de grupos de la oposición. “Tendemos la mano sin condiciones al resto de grupos de la oposición”, aseguraba el edil.

Esta propuesta no es la primera vez que se hace por parte de este partido, no obstante, esta llega en un momento de inflexión en la legislatura pues en la jornada de ayer el PSOE anunciaba la ruptura de la coalición con el partido Leganemos. Decisión tomada después de que Eva Martínez abandonara el gobierno de coalición y antes de que Más Madrid rompiera su coalición con Leganemos.

“Es necesario que estas iniciativas las haga un nuevo equipo de gobierno que se cree en las próximas semanas”, explicaba Delgado en su intervención en el debate. Sin embargo, para que esta propuesta se lleve a cabo se necesitaría el apoyo de 14 de los 27 ediles de una corporación con una difícil aritmética. 

Sobre esta propuesta, la portavoz del PSOE de Leganés, Laura Oliva, ha asegurado que “pese a que este va a ser el enésimo intento de la moción de censura ya le avanzamos que no va a provocar una parálisis ni una dejación de funciones por parte del Gobierno local”. No obstante, entre nuestros lectores, el 88.57% creen que ya esta situación supondrá un problema en la gobernabilidad por lo que no sería necesario esta moción para generar una parálisis.

Y es que para conseguir esta suma, ULEG (4) necesitaría que PP (4) y Unidas Podemos-IU (3) se pusieran de acuerdo, además de que Ciudadanos (3) apoyara la moción de censura lo cual se considera por parte del resto de grupos “imposible” debido a la animadversión entre Ciudadanos y ULEG. De no conseguirse, sería necesaria su abstención y el apoyo de VOX (1) lo cual UP-IU rechaza. 

De esta forma, esta nueva mano tendida para una moción de censura volvería a quedarse sobre la mesa dejando a PSOE gobernando en minoría con sus diez concejales y el apoyo de los tres ediles de Ciudadanos quienes defienden que se encuentran haciendo una labor “constante de fiscalización”. Así, ha propuesto hacer una auditoría de Recursos Humanos del Ayuntamiento para conocer las necesidades que tienen.

Noticias relacionadas