El DEZA CBM sorprende al +Ventosas Leganés en el Manuel Cadenas (21-28)

Publicidad - Continúe leyendo

BALONMANO. DIVISIÓN HONOR PLATA. FEMENINO. El Leganés no pudo doblegar al Córdoba, un conjunto que encadenaba seis derrotas consecutivas.

Tarde del sábado y volvieron a pesar más las piernas que el hambre de ser de Primera. Tampoco pudo ser. No encontró la manera el +Ventosas Leganés de hincarle el diente a un equipo a priori inferior. Como ante el BM Pozuelo y el UCAM Murcia, las de Fernando Blanco se sintieron impotentes. Quizás sea la carga de minutos. Son tres partidos en ocho días. Y los tres se han saldado con derrota. Esta vez duele un poco más. El DEZA CBM solo registraba dos triunfos en toda la temporada. Y las de Leganés estaban en casa, en su Manuel Cadenas. Sin embargo, no hubo suerte. Resta por ver si aún será posible alcanzar la cima de la cima de la tabla. El ascenso está más caro que nunca.

El mal inicio del +Ventosas Leganés

El primer parcial (0-4) sembró la duda: era como si el ascenso y la pelota se hubiesen ocultado en el mismo sitio. El calendario parece haberse conjurado en contra de las pepineras haciendo semana negra del +Ventosas Leganés. De principio a fin, todo fue al revés. Cuando chutaban a puerta, salía contrataque; cuando defendían para no encajar, gol en contra. El primer tiempo muerto llego a los cinco minutos. Fue un inicio impropio de un equipo que unas semanas atrás soñaba a lo grande.

Mejores fueron los siguientes minutos. El +Ventosas cerró filas y afiló el cuchillo. A los 12 minutos del encuentro ya había recuperado casi todo lo perdido (6-7). Sin embargo, volvió a atascarse. Tuve el empate y lo perdonó. Regaló algún que otro balón y cometió pasos en una posesión clave. La mejor del equipo fue Nerea Nieta (5 goles). Y especialmente mordaz fue Paula Manso, castigando desde las bandas (3 goles). Pero el descanso reflejó un marcador incierto (11-12). La remontada estaba hecha. Y no quisieron las manos de las jugadoras del Leganés ponerse de acuerdo: a veces armaban un ataque perfecto; otras, servían en bandeja los goles del DEZA CBM.

El cansancio condenó al Leganés

Tras el descanso el partido parecía igualado. El +Ventosas llegó a empatar el encuentro (13-13). Y aquí llegó el momento clave. El Leganés concedió un siete metros en un ataque que parecía bajo control. Gol del DEZA CBM (13-14). Unos minutos después, la distancia era enorme, insalvable (16-21). Casi por arte de birlibirloque, las visitantes mantuvieron una ventaja de cinco goles de aquí al final del encuentro. Incluso llegaron a ser seis (17-23). Y finalmente, fueron siete (21-28).

El conjunto de Fernando Blanco pareció exhausto. Antes de que terminara el encuentro, cuando todavía se podía hacer algo, entró en barrena. No había frescura para atacar. En la segunda parte, rara vez vimos un ataque fresco, un pimpampum de ideas bien trazadas y manos ágiles. Nunca logró tal cosa el +Ventosas Leganés. Con demasiada frecuencia, pudieron contragolpear las rivales.

Publicidad - Continúe leyendo

No cabe duda de que el cansancio ha vuelto a condenar al equipo. Pero solo queda mirar al futuro. La próxima semana visitan al Roquetas Almería (8º con 20 puntos). Y qué se la va hacer si el Leganés es ahora séptimo. En el balonmano, como en la vida, todo llega: lo que hoy parece negro mañana puede ser blanco. Con esta liga tan apretada todo es posible y es que nada termina hasta que llega el final.

Noticias relacionadas

Publicidad - Continúe leyendo

Otras noticias

NEWSLETTER ✉

Recibe las últimas noticias de Leganés en tu corre electrónico cada lunes con el mejor análisis de la actualidad.

SUSCRIBIRSE

Suscribir a
Notificar a
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Este contenido pertenece a Leganés Activo. No se permite la copia ni la reproducción parcial o total sin permiso.