Article

Nuestra Señora de Butarque

Historia de Leganés: Nuestra Señora de Butarque

Nuestra Señora de Butarque es conocida como la patrona de Leganés. Según la leyenda, la Virgen se le mostró a un molinero sobre las ruinas del poblado y le pidió un templo para él. Años después, la misma Virgen ayudaría a Juan de Austria, también conocido como Jeromín, a vencer a Selim II en la decisiva batalla de Lepanto. 

Cuenta la leyenda que corría el año 1117 y un molinero conocido como El Cristiano se disponía a salir de su casa para echar agua cerca de un árbol del que bebieran sus ovejas. Mientras lo hacía, vio como una figura morena se alzaba sobre las ruinas del poblado de Butarque. Cayó de rodillas y la imagen le dijo: “quiero un templo y un altar“. Acto seguido, tomó la imagen y la llevó a su casa.

Al siguiente domingo, El Cristiano acudió a la Parroquia de San Salvador y le contó al cura lo que había pasado. Éste corrió a pedir consejo a las autoridades quienes, a su vez, convocaron al Consejo de Legamar. Entre todos decidieron llevar la imagen que el molinero custodiaba a la parroquia donde pudiera ser venerada en el altar. Pero a la mañana siguiente, desapareció.

Todos pensaban que había sido obra de algún vecino; pero al salir el sol la Virgen regresó a la puerta del molinero. “Un templo y un altar para Mí, hijo“, le pidió cuando éste abrió la puerta. Emocionado, gritó ante el hallazgo y volvió a informar al Consejo de Legamar quienes decidieron construir la capilla que hoy conocemos como la Ermita Nuestra Señora Butarque.

Una ermita de 1536

Aunque en sus orígenes se encontraba apartada del poblado, la construcción del Edificio de Sabatini a su espalda y la expansión de la población en los años siguientes la han convertido en un edificio más de la ciudad. Se desconoce quién fue el arquitecto encargado de su construcción pero sí sabemos que data de 1536.

El edificio se presenta un porche con columnas y una portada principal al lado de la epístola construida a basa de ladrillo toledano. En su interior, la cabecera de la única nave que dispone acoge la capilla de la Virgen Nuestra Señora de Butarque a la que se accede a través de una pequeña escalera. El templo oficiaba los actos funerarios correspondientes al cementario aledaño, construido tras la prohibición de enterrar a los muertos en las iglesias.

Una prohibición que fue exceptuada a la muerte de los Duques de Tamames. Ambos cuentan con una capilla-panteón en el interior del templo pues su familia era propietaria de extensas tierras en la zona sur de Madrid. En 1900, estos nobles financiaron la ampliación de un ensanche lateral con ábside en la que se encuentran las bellas tumbas de mármol de Carrara. Al lado, los cinco escudos heráldicos de esta familia.

El paso del tiempo

Con el paso de los años las reformas se han ido tornando necesarias. Los últimos concluyeron en 2007, dirigidos por José Félix Vicente. En ellos se rehabilitaron la cúpula y las paredes, y el suelo fue sustituido por firme mármol y granito. También se recuperó un antiguo muro y una hornacina que estuvieron tapiados durante años.

Los trabajos culminaron con un nuevo retablo de bronce (8x5m), donado por el Ayuntamiento, que sustituye al desaparecido durante el incendio del 30 de diciembre de 1969. El nuevo, realizado por Luis Arencibia, muestra los dos mundos platónicos: el terrenal y el celestial, divididos por edificios históricos como las iglesias de El Salvador, San Nicasio o la propio ermita, y personajes leganeneses.

28 views
Ads

Comments (2)

  1. Pingback: Origen de los nombres de los estadios españoles (1ª división) - El fútbol y más allá

Deja tu comentario

Deja un comentario

cool good eh love2 cute confused notgood numb disgusting fail