Cae una banda criminal que traía droga a Europa vía Canarias durante la Operación Platino. Se han incautado 4 toneladas de hachís durante la operación conjunta entre Guardia Civil y Policía Nacional. 

 

La Guardia Civil, en una operación de colaboración junto a la Policía Nacional, han interceptado una banda criminal que se encargaba de traer droga a España vía Canarias para posteriormente redistribuirla por el país. La banda contaba con una gran infraestructura que importaba las sustancias desde África hasta las Islas Canarias para después meter la droga en la península y repartirla por toda Europa camuflados en compartimentos de madera. Tras la llegada de la droga a la península la almacenaban en naves industriales en la Comunidad de Madrid. También, para hacer efectivo sus delitos, contaban con una red de observación en puertos y sitios donde querían meter en el hachís.

La investigación arrancó cuando los agentes conocieron la existencia de una ruta realizando una parada previa en Canarias. Fruto de estas investigaciones pudieron descubrir que la organización criminal contaba con una gran infraestructura para la introducción del hachís y contravigilancia. Tras recopilar toda la información de la investigación, los agentes reforzaron la presión policial en las ciudades de Las Palmas de Gran Canaria, Alicante, desde donde introducían la droga la península y Madrid, descubriendo los puntos estratégicos y una nave en nuestra localidad donde se almacenaba la sustancia.

Cinco narcotraficantes detenidos en la operación, dos en Leganés

Tras esto, los agentes pillaron una furgoneta de carga de grandes dimensiones en Casarrubuelos, en la frontera con Toledo. El conductor, antes de ser detenido intentó huir poniendo en peligro la integridad física de los viandantes, incautando 1,274 kg de hachís de altísima calidad, según Guardia Civil.

Posteriormente, el objetivo de la operación era detener a toda la banda. De esta forma los agentes detuvieron a dos capos en Leganés que controlaban los lugares de acopio y almacenamiento además de la detención de un español en Canarias, autor intelectual de la organización, y otro que fue detenido tras su huida.

Durante la detención del líder se realizaron dos registros, en uno de los cuales la organización tenía establecido un primer punto de enfriamiento de la sustancia estupefaciente, donde los agentes intervinieron un palé que contenía otros 730 kilogramos de hachís de alta calidad.

Noticias relacionadas